Si quieres obtener un saludable tono dorado,

Si quieres obtener un saludable tono dorado, con un mínimo tiempo de exposición y

sin riesgos, aplícate un acelerador del bronceado quince o veinte días antes de
exponerte al sol.
BRONCEADOR DE TÉ
Derrite al baño María una cucharada sopera de lanolina, una de aceite de coco y dos
de aceite de sésamo. Prepara un té negro bien cargado, déjalo reposar hasta que
esté casi frío y mézclalo bien con lo que tienes al baño María. Envásalo en un frasco
preferentemente de cristal y mantenlo guardado dentro de la nevera.
Esta receta se ha utilizado muchas veces a lo largo de la historia del bronceado. No
obstante, hay que tener una precaución, ya que la valoración del índice de
protección solar de los productos caseros es muy difícil, debido a que muchas veces
variamos los porcentajes al elaborar las fórmulas. Por tanto, yo aconsejo precaución
máxima, ya que cada día son mayores los problemas que causa el exceso de
exposición solar.

BRONCEADOR DE ALOE VERA
Ésta es una de las recetas interesantes que pueden realizarse a partir de una hoja de
aloe vera. Extrae la gelatina de una hoja fresca de aloe, podrás hacerlo fácilmente
pelándola con un cuchillo. Añade diez cucharadas de aceite de germen de trigo y
veinte gotas de esencia de coco.

AFTERSUN DE MELÓN
Si te has pasado con la exposición solar, prueba a hacer con la batidora una especie
de pasta de melón muy maduro. Puedes utilizarlo tanto en el rostro como en
cualquier zona enrojecida del cuerpo. Recuerda que nunca debes aplicar ningún
producto sobre quemaduras que necesiten tratamiento médico.
Fuente: mailxmail.com/curso-secretos-belleza-natural/oh-sole-mio]
Autor: Maripi Gadet