Salud y comida china

Salud y comida china

La verdadera cocina china, contrario de lo que se piensa o la opinión que tenemos
en el occidente, ha estado siempre muy ligada al bienestar del cuerpo.
Desde tiempos milenarios los cocineros proclamaban que para gozar de buena
salud era necesario poner en correspondencia la naturaleza y el sabor de los
alimentos con las estaciones y los climas dentro de las recetas.
La cocina china, siempre fue llevada por grandes nutricionistas que han basado sus
consejos en correspondencias y asociaciones complejas relacionadas directamente
con la complementariedad del Yang -principio masculino- y del Ying -principio
femenino- en el Universo, de los que ya hemos hablado en los capítulos anteriores.
Los nutricionistas de esta medicina y cocina tradicional dicen que si en primavera
comemos más verdura y menos grasa evitando los platos muy especiados, o en el
verano preferimos los alimentos ácidos, dejando para el otoño platos especiados
con moderación y más especiados en invierno seguramente gozaremos siempre de
buena salud. En los países donde no se dan las cuatro estaciones, hay dos períodos
definidos, el de sequía, que correspondería a nuestro verano, o el de lluvia que seria
nuestro invierno. Aquí en Venezuela al comenzar las lluvias decimos que "Se ha
metido el invierno" Pero, si a pesar de seguir estos consejos una persona cae
enferma puede aplicar técnicas de reequilibrado del cuerpo. Es decir el individuo
puede consumir alimentos clasificados fríos cuando se tiene fiebre y alimentos
clasificados calientes en caso de enfriamiento; salado en caso de hinchazón, ácido
en caso de transpiración, amargo en caso de diarrea, etc.
La medicina china considera que el cuerpo humano y los alimentos están
constituidos por cuatro naturalezas: lo caliente, lo ardiente, lo frío y lo fresco y de
este concepto deriva una clasificación de los alimentos en función de la
combinación de su naturaleza y de su sabor donde caliente, o frío, no tiene nada
que ver con la temperatura del alimento consumido ni de su método de cocción.
Si la nutrición es adecuada y los ingredientes son los justos, la energía será
abundante, los órganos estarán bien nutridos y el "Shen" florecerá (nuestro sistema
nervioso y nuestras emociones estarán en armonía).
La gastronomía china tiene como precepto que lo esencial para lograr el equilibrio,
la armonía y por tanto la salud integral es comer bien.
La Medicina Tradicional China clasifica a los alimentos según diferentes criterios:
Según la energía intrínseca o naturaleza del alimento:
- Alimentos calientes y templados: tonifican, calientan, ascienden, mueven.
- Alimentos neutros: estabilizan, armonizan, centran.
- Alimentos frescos y fríos: refrescan, sedan, astringen, hidratan.
Según su sabor:
- Alimentos ácidos: astringen, contraen la energía hacia adentro. Actúan sobre el
Hígado y la Vesícula Biliar (elemento Madera).
Alimentos amargos: favorecen el drenaje y la evacuación, descienden y secan.
Actúan sobre el Corazón y el Intestino Delgado (elemento Fuego).
- Alimentos salados: En cantidad moderada ablandan, lubrifican. Actúan sobre el
Riñón y la Vejiga Urinaria (elemento Agua).
- Alimentos dulces: ascienden la energía y lubrifican. Actúan sobre el Bazo, Páncreas
y Estómago (elemento Tierra).
Según su color:
- Alimentos rojos: revitalizan.
- Alimentos amarillos: estabilizan, equilibran.
- Alimentos verdes: desintoxican, depuran.
- Alimentos negros: astringen, tonifican el "Jing" (esencia).
- Alimentos blancos: purifican. Por ello los chino ponen un especial cuidado a
elaborar su menú, especialmente si la persona tiene alguna dolencia, por lo tanto,
una comida china, que este basada en sus criterios milenarios, es saludable,
preventiva, rica en nutrientes y además deliciosa.
Fuente: mailxmail.com/curso-cocina-gastronomia-china/salud-comida-china]