Guía de Medicina Natural – Carlos Kozel Cualquiera que tenga,

 
Guía de Medicina Natural – Carlos Kozel
Cualquiera que tenga, por ejemplo, un perro, o un gato, podrá
constatar que cuando se halla enfermo no prueba bocado, es decir, se
somete por s i mismo a una dieta rigurosa, mientras sale al jardín o al
campo y come hierbas, determinadas hierbas que su infalible instinto Io
hace discernir entre cientos, entre miles de hierbas distintas. Y del
mismo modo obran los caballos, los bueyes, los cordero y todos los
demás animales de la creación.
Es lógico que el método de curación por las plantas sea el propio
del reino animal puesto que tos animales se alimentan mayormente de la
parte verde de los vegetales, manifestándose así la evidente y estrecha
relación de los seres vivientes con la Naturaleza. Precisamente es esta
relación la que el hombre ha soslayado y que necesita con urgencia a fin
de prevenirse contra las enfermedades o para recuperar la salud perdida.
Hoy el hombre: vuelve tu mirada a los animales que pueblan la tierra y a
las plantas que cubren con su verde tapiz los campos y engalanan con
SUS hojas el paisaje; unos y otras te enredarán que tu organismo depende
de la Naturaleza y te revelarán lo que te hace falta para mantenerte en
salud y para combatir las enfermedades!
En la Naturaleza hallamos otras maravillas a las cuales debe estar
bien unido el hombre.
Una de las mayores maravillas de la Naturaleza san las plantas.
Detengámonos, por un momento, a examinar el nacimiento, el
desarrollo y todo el proceso vital que de manera tan misteriosa tiene
lugar en el interior de la5 plantas. Al propio tiempo, examinemos desde
el punto de vista científico lo que el hombre necesita para mantenerse
en salud y combatir las enfermedades. Veremos que se impone una
estrecha relación con la Naturaleza mediante un modo de vida natural,
mediante la curación por las plantas y los otros muchos factores curativos
que nos ofrece el Gran Médico y Creador del cielo y de la tierra.
Precisamente, son las frutas, las verduras y las plantas medicinales
las que contienen las sustancias, los principios nutritivos y curativos que
el hombre necesita para purificar, desarrollar y reconstituir los tejidos de
su cuerpo, para conservarlo sano y para recuperar la salud perdida.
Las maravillas siguen unas a otras. El hombre es la mayor de las
maravillas: desgraciadamente, es poco el conocimiento que él tiene de si
mismo y menor es aún su información respecto a la gran maravilla que
Dios obra en la Naturaleza. Por eso se impone instruirse sobre si mismo
a través de acertadas comparaciones con las otras maravillas.
En la Naturaleza, y por consiguiente también en el ser humano,
todo esta en constante movimiento. Aunque en muchos casos no es
posible percibir a simple vista ese movimiento, como ocurre principalmente
en los vegetales, lo cierto es que tal movimiento existe en todas
partes. Sin movimiento no hay vida, es decir, la vida es movimiento.
Tanto es así que el movimiento es también el mayor factor curativo, sin
el cual nada puede activarse. La paralización, la fría inmovilidad, es la
muerte.
Fuente: Guía de medicina Natural
Autor: Carlos Kozel