Guía de medicina natural Carlos Kozel En primer lugar porque regulariza


Guía de medicina natural Carlos Kozel
En primer lugar porque regulariza constantemente la atmósfera,
sin la cual no puede vivir ningún ser viviente (absorbe el anhídrido
carbónico devolviendo a cambio oxígeno), y en segundo lugar porque es
la base de toda la alimentación de los seres vivos. En el verdor de las
hojas reside el misterio de movimiento circular en el proceso de
transformación de Las cosas. El verde de las hojas provee de esta
forma a los seres vivos (hombres y animales), no solamente de las
sustancias necesarias para el desarrollo, crecimiento y reconstrucción
del cuerpo, sino también de las necesarias para el proceso de combustión
que se realiza constantemente en el interior del cuerpo y del cual resulta
la fuerza y energía para trabajar, el movimiento y el calor. También abastece
inméritos humanos (maquinas) de material combustible para su proceso
de combustión, para la producción de energía, para el impulso y el
movimiento.
En tanto que nuestras discusiones del capítulo primero, titulado
"que es el hombre?" muestran al lector el mayor deber de todos los
hombres, que es entrar en estrecha relación con Dios, a fin de que,
cuando vuelva Cristo, puedan entrar en la eternidad como hijos de Dios,
el capítulo segundo, titulado "iQué necesita cl hombre?", le revela
claramente el hecho de que para permanecer sano o para recuperar la
salud, es absolutamente imprescindible vivir de acuerdo con la Naturaleza.
Ambas necesidades, aparte de ser indispensable atenderlas, deberían
ser comprendidas con lógica y claridad, para beneficiarnos plenamente
de ellas. No hemos agotado aun el examen de la segunda necesidad
mayor, es decir, la absoluta y estrecha relación del hombre con la
Naturaleza. Muchas pruebas le hemos aportado al respecto, pero nos queda
aún por añadir el claro ): verídico pasaje bíblico de Isaias 40:6, f3.J .,
que dice:
"Toda carne es hierba...".
Así e5 en realidad. ¡Qué gran verdad que afecta a todos los hombres
encierra este texto bíblico que debería ser anunciado a toda la
Humanidad! Esta rotunda frase va precedida de las siguientes palabras:
"Una voz que decía: ¡Grita! y yo digo: iQué he de gritar? Toda carne
es hierba...".
De esto se desprende que, si toda carne es hierba, la
carne de que está hecho nuestro cuerpo- jamás podrá ser reparada y
reconstruida de manera saludable, ni el proceso interior de combustión
podrá realizarse de manera conveniente, si nos alimentamos a base de
carne. Mucho menas posible aún será, por tanto, sanar realmente el
cuerpo humano enfermo administrándole como alimento carne o productos
de ella derivados, de cualquier especie que sean. Igualmente, los
medicamentos químicos, las vacunas e inyecciones están en contraste
con [as leyes naturales sobre las cuales ce apoya la reconstrucción del
cuerpo humano. "Toda carne es hierba ..." Cualquiera que piense con
lógica, comprenderá y reconocerá este hecho después de haber leído
cuanto hemos expuesto y razonado sobre el verdor de las hojas
Fuente: Guía de medicina natural Carlos Kozel