Guía de medicina natural –Carlos Kozel: CALCIO


Guía de medicina natural –Carlos Kozel
CALCIO
La mayor parte de los alimentos que comúnmente ingiere el hombre
son pobres en calcio. A quienes mayormente afecta la carencia de
calcio es a los niños, los cuales, al hacerse hombres, acusan una serie de
trastornos que son el origen de la degeneración de los pueblos en general.
La salud y la fuerza del hombre dependen del calcio que ingiere.
Quien desee alargar su vida y prevenirse contra toda clase de trastornos
y enfermedades, tiene que proporcionar a su organismo alimentos naturales
que contengan calcio en abundancia. En las frutas, verduras y
vegetales en general, y de un modo especial en las plantas curativas hay
abundancia de calcio. El higo contiene 45 mg, la parara 30 mg, la zanahoria
y la cebolla 50 mg, y la ortiga contiene hasta 60 mg.
Al que padece de excesiva acidez, le falta calcio. Todas las comidas
y bebidas pobres en calcio, tales como la carne, los embutidos, las
harinas blancas, el azúcar refinado, las conservas de todas clases, et café,
el cacao, etc., no solamente carecen de calcio, sino que incluso lo roban
del organismo humano.
La salud de los hombres se pierde por la falta de calcio, debida a la
errónea y artificial manera de vivir. La falta de calcio es la causa de la
prematura caída de los dientes. Niños que carecen de calcio padecen de
debilidad Ósea y tienen trastornos de tipo nervioso. Además, la falta de
calcio produce la anemia, la acidificación de la sangre, el debilitamiento
del tejido celular, las enfermedades de la piel, del corazón, del cerebro,
de los pulmones, del hígado, de los riñones, de las glándulas, de la
sangre, etc.
También las deformaciones y otras defectos que rompen el equilibrio
y la armonía del cuerpo humano son signos evidentes de carencia
de calcio. El cuerpo humano necesita, ante todo calcio, para la purificación
reconstrucción, nutrición y fortificación de las huesos, de los dientes,
de las células, de los tejidos, (especialmente de los pulmones) de las
glándulas y de todo el organismo en general. El calcio es necesario
también como preventivo ;entra toda clase de virus, bacterias y gérmenes
contagiosos. Los alimentos ricos en calcio tienen un excelente efecto
sobre la calcificación de las arterias.
Para las madres gestantes, el calcio es absolutamente imprescindible,
so pena de alumbrar hijos raquíticos. Miserable herencia la que
reciben estos pobres niños: "debilidad general y toda clase de enfermedades",
cuyas consecuencias tendrán que sufrir a lo largo de toda la
vida.
Plantas especialmente ricas en calcio son: la ortiga, el amargón
(diente de león), la pulmonaria, las hojas de fresón (también los frecones),
corteza de encina, hojas de abedul y también la corteza, la salvia,
la escorzonera, el tusílago, el tomillo, el árnica, la enebrína, las hojas de
nogal, la bolsa de pastor o mastuerzo, el hinojo, el musgo de Islandia, el
muérdago.
Verduras y frutas especialmente ricas en calcio-son: la zanahoria,
la cebolla, la patata, las espinacas, las raíces de apio, el repollo blanco,
el brécol, la coliflor, la lechuga, etc.; el limón, la naranja, la fresa, el
membrillo, el fresón, la aceituna, la lima, la sandía, el melocotón, el
COCO, la mora, la castaña, la avellana, la piña tropical, la ciruela, la
mandarina, la cereza, el mango, el pomelo, la granada, la manzana, la
pera, las nueces, las almendras, los piñones, la uva, el melón, el higo, el
dátil, etc.
Fuente: Guia de medicina natural –
Autor Carlos Kozel