Cómo disfrutar de tu trabajo 11. Cómo nutrirte sano y rico


Cómo disfrutar de tu trabajo
11. Cómo nutrirte sano y rico
- Hay dos teorías con respecto al desayuno: una es hacerlo copioso y otra es sólo
comer frutas y jugos de frutas y/o verduras hasta el mediodía. Prueba las dos y
observa cómo te sientes: ésa es la mejor para ti.
- Para quien desee un desayuno nutritivo, la receta clásica de la Dra. Kousmine es
un compendio de elementos indispensables: 2 cucharaditas de aceite de girasol de
primera presión en frío y ½ de aceite de germen de trigo (o aceites de esas
características) + 4 cucharaditas de queso fresco magro (o leche de soja o tofu).
Batir con un tenedor en un tazón, hasta obtener una crema blanca. Agregar el jugo
de ½ limón (o un kiwi o una bebida rica en vitamina C) + una fruta fresca (banana,
manzana) y una seca (pasas de uva, ciruela) + 1 cucharada de frutos oleaginosos o
semillas recién molidos (nueces, almendras, semillas de lino, sésamo, girasol). Si
quieres hacer una crema, procesa los elementos secos (puedes agregar algún
cereal), luego añade los otros y vuelve a procesar hasta obtener una crema dulce.
- Otra de Audrey Eyton: 3 cucharadas soperas de copos de maíz, 3 de salvado, 2 de
germen de trigo, 2 de almendras o avellanas picadas, 1 ciruela seca picada, 2
mitades de orejones de duraznos picados, 1 cucharada sopera de pasas de uvas.
Mezcle todo en un vaso de leche descremada o en una taza de té fuerte sin azúcar
(use edulcorante, si lo quiere dulce). Es recomendable ingerir la mitad en el
desayuno y reservar el resto para cuando te ataque un irrefrenable apetito: como te
habrás dado cuenta, contiene grandes cantidades de fibras.
- La comida fuerte debe ser al mediodía (con alguna proteína). La cena es preferible
que sea más bien ligera (un carbohidrato), para un mejor descanso. Si te quedas con
hambre, come una banana o una manzana, que de paso, te ayudarán a dormir. No te
acuestes inmediatamente después de comer; puede ocasionarte trastornos
digestivos, acidez o reflujo. Espera, por lo menos, una hora.
- Una forma de incorporar sustancias protectoras en forma natural es comer todos
los días: 1 manzana, 1 ó 2 aceitunas verdes, 10 pasas de uvas con semillas, 1 nuez,
2 tazas de té (mejor verde) sin azúcar y 1 zanahoria cruda bien lavada. Te servirán
también para ayudarte a reducir el colesterol.
- La digestión comienza por la boca, así que mastica concienzudamente los
alimentos (un mínimo de ocho veces por bocado). Con esto, lograrás: triturarlos
para facilitar la digestión, generar más saliva para simplificar el proceso enzimático,
evitar distensión y gases, comer menos, calmar la ansiedad al usar la "agresividad"
en masticar, saborear la comida en lugar de tragarla. Para reforzar todas estas
bondades, realiza una pausa entre un bocado y otro.
- Si deseas combinar tus alimentos (especialmente si tienes problemas digestivos),
se recomienda:
- Comer una sola proteína animal por día, una vez al día (carne / pollo / pescado /
huevo / queso)
- No mezclar proteínas con hidratos (carne con pastas, pescado con puré). Comer
separadamente cualquiera de ellos con verduras, en distintas comidas.
- No comer frutas con ninguna comida.
- No consumir nada fuera de las comidas principales, a excepción de frutas, yogur o
frutas oleaginosas en cantidades pequeñas.
Fuente: Cómo disfrutar de tu trabajo
Autor: Laura Foletto
[http://www.mailxmail.com/curso-como-disfrutar-trabajo/como-nutrirte-sano-rico]