Aloe Vera La planta que cura En los tiempos de las persecuciones


Aloe Vera
La planta que cura
En los tiempos de las persecuciones, los romanos obligaban
a los cristianos a quemar incienso en sus templos como
ofrenda a sus dioses. Para substraerse de esta obligación que les
horrorizaba, algunas comunidades cristianas de la Iglesia
primitiva (Edesa) reemplazaban el incienso oficial extraído de
la aquilaria agalochus (madera del áloe) por “incienso sagrado”
fabricado con áloe bíblico mezclado con mirra y benjuí (3)
Antiguo Egipto
Para los antiguos egipcios el áloe tenía la reputación de
conservar la belleza y el esplendor de las mujeres. Los faraones
lo consideraban un elixir de larga vida. La tradición quería que
fuese llevado durante las ceremonias funerarias un plantel de
áloe, símbolo del renacimiento de la vida, como regalo.
Plantado alrededor de las pirámides y a lo largo de los caminos
que llegaban al Valle de los Reyes, el áloe acompañaba al
faraón en su tránsito hacia el más allá, con el fin de cuidarlo y
alimentarlo durante su viaje. Cuando florecía era señal de que
el difunto había alcanzado felizmente la “otra orilla”.
Por otra parte los sacerdotes asociaban la planta a sus ritos
funerarios y la incorporaban a la composición de la fórmula del
embalsamamiento, bajo el nombre de “planta de la
inmortalidad”.
Pero el áloe también poseía, según los antiguos, virtudes
cosméticas. Se dice que el brillo de los ojos de Cleopatra era
sobre todo debido a un colirio hecho a base de áloe,
confeccionado por una de sus esclavas númidas, y que la
belleza de la piel y de la tez de Nefertitis surgía de sus baños de
leche de burra y de pulpa de áloe.
------------------------------------------------------------
(3) Reina a menudo una gran confusión en los antiguos escritos entre el áloe
(aloe) y la madera del áloe que proviene de la aquilaria agalochus, un árbol
con madera resinosa y aromática del cual también se extraía incienso.
---------------------------------------------------------
Fuente: Marc Schweizer
Aloe Vera
La planta que cura
Tradución Anna-Maria Ascolies
A P