Guía de medicina natural – Carlos Kozel SUSTANCIAS AMARGAS


Guía de medicina natural – Carlos Kozel
SUSTANCIAS AMARGAS
Las plantas que contienen sustancias amargas son necesarias también
para nuestro organismo puesto que evitan muchos trastornos Y
combaten gran número de enfermedades, especialmente las del hígado y
de la vesícula biliar. Tienen un notable efecto favorable contra los
los trastornos digestivos y, además alivian y curan la diabetes.
Son ricas en sustancias amargas las plantas siguientes: el ajenjo, el
amargón (diente de león), la artemisa, el árnica, la milenrama, la angélita
el musgo de Islandia, la bellorita, el marrubio, la centáurea, el
arraclán, la fumaría, el trébol febrino, la genciana, la agrimonia.
TANINO
A la Naturaleza nada le pasa por alto. Así por medio de cortezas y
plantas medicinales nos proporciona el tanino, muy importante para
combatir ciertos trastornos y enfermedades. Está bien comprobado que
el taníno rinde excelentes servicios para sanar heridas y llagas de la piel;
tiene asimismo favorable efecto contra resfriados, catarros, mucosidades
de las vía respiratorias, etc.
Encontramos tanino en las cortezas y plantas siguientes: la corteza
de abedul, la corteza de sauce, la corteza de encina, el palo de enebro, la
salvia, la eufrasia, el romero, el lúpulo, la aspérula, la alquimila, la
gayuba, la milenrama, etc.
Una vez documentado de cuanto hemos referido sobre las sustancias
contenidas en las plantas curativas, el amable lector se habrá convencido
del importante papel que desempeñan para el mantenimiento
de la salud y para recuperarla cuando se ha perdido. Queda así contestada
la pregunta que encabeza el presente capitulo: "Por qué son las
plantas tan indispensables para mantener el cuerpo sano o para recuperar
la salud?"
No cabe duda de que entre los diversos factores curativos naturales,
ocupan las plantas un destacado lugar. Su benéfico destino les fue
impuesto por el propio Creador y nada ni nadie puede quitárselo. Sólo
hace falta que el hombre reconozca estos dones divinos de las plantas y
los quiera aprovechar para su dicha y su bienestar. Es nuestro deseo que
todos los hombres concedan a las plantas curativas la importancia que
merecen, pues en ellas están contenidas muchas sustancias que sirven
para la purificación, la eliminación de residuos, la reconstrucción, la
curación y la revivificación del organismo, tan indispensables para el
hombre como el aire que respira.
Fuente: Guía de medicina natural – Carlos Kozel