Consejos de higiene alimentaria y la merienda para el trabajo


Cómo disfrutar de tu trabajo
Consejos de higiene alimentaria y la merienda para el trabajo
CONSEJOS DE HIGIENE:
- No rompas la cadena de frío: jamás dejes los alimentos que requieren bajas
temperaturas afuera más de unos minutos y regrésalos a la heladera
inmediatamente después de utilizarlos. En el supermercado, elígelos al final y
guárdalos enseguida de llegar.
- Al preparar las comidas, no mezcles las carnes con otros alimentos, pues puede
contaminarlos con bacterias generadoras de serias enfermedades. Si cortas carne de
vaca, pollo o pescado, lava la tabla (o dala vuelta), el cuchillo y las manos antes de
cortar verduras u otros alimentos.
- Para los niños: cocina las carnes totalmente, no dejes rastros de sangre.
- Lava frutas y verduras a fondo: pueden contener bacterias y rastros de químicos. Si
es posible, consume productos orgánicos.
- Lávate las manos antes y después de cocinar. Sé ordenado y limpio en la
preparación y cocción de las comidas: evitarás muchos problemas, especialmente si
tienes bebés y niños.
PARA LLEVAR AL TRABAJO:
- Además de económico, llevar la comida desde casa es una opción más saludable
que no comer o picar cualquier cosa. Puedes tener frutas y, si dispones de heladera,
yogur, queso, tofu.
- Si es posible hacer caldos, ten un frasco o sobres de los deshidratados de verdura,
sin grasa (diet), añádele algunos nutrientes (germen de trigo, levadura, algas,
salvado, etc.) y trocitos de galletitas o pan integral, quesos magros o de rallar, tofu,
brotes, huevo, avena, lo que te guste... casi un guisito!.
- Otra solución simple son los sandwiches. No te limites al jamón y queso. Con pan
integral, puedes hacerlos con: tomate, pepino, lechuga, apio, palta, berenjena
cocida, zanahoria rallada (con atún y mayonesa es riquísimo), brotes, aceitunas,
hierbas (albahaca, menta, orégano), milanesas o hamburguesas de soja cocidas,
morrones asados sin piel, crema de choclo, chucrut, rabanito, carnes frías, ricota,
huevo duro, quesos, tofu, etc. Apela a tu creatividad. Lleva todo separado y ármalo
en el trabajo, para que no se humedezca el pan; si no puedes, ten en cuenta no
poner los ingredientes húmedos cerca del pan.
- Otras opciones son las tartas, torrejas o albóndigas, tortillas, pizza, fainá, arroz
con verduras, panqueques con rellenos salados, guisitos fríos, ensaladas (sin
condimentar), cereales o legumbres con verduras... o las sobras de la cena.
- Como verás, las posibilidades son variadas y ricas. No saltees comidas, porque
repercutirá en tu silueta, tu digestión, tu salud y tu energía. El pequeño trabajo de
hacer algo para llevar al trabajo será bien recompensado.
Estas sugerencias están basadas en múltiples estudios científicos y en la experiencia
personal. Ante cualquier duda, consulta con tu médico. Esta es sólo una guía
resumida. Investiga, hay muchos libros y revistas dedicados al tema.
Los chinos dicen que el mejor remedio es una buena alimentación y que el mejor
doctor es el que previene, no el que cura: haz de tu cocina tu farmacia.
Además de sabroso es mucho más económico.
Te acompaño, abrazando la vida con entusiasmo...
Laura Foletto (laurafoletto@abrazarlavida.com.ar )
Fuente: Cómo disfrutar de tu trabajo
Autor: Laura Foletto
[http://www.mailxmail.com/...o-disfrutar-trabajo/consejos-higiene-alimentaria-merienda-trabajo]