Guía de medicina natural - Carlos Kozel Sobre el limón


Guía de medicina natural - Carlos Kozel
Sobre el limón
Si los hombres temieran más el consumo del alcohol y del tabaco,
y menos el del limón, cuyo empleo en una cura especial obra verdaderos
milagros, podría evitarse gran numero de enfermedades, muchas desgracias
y gran parte de la degeneración de la humanidad. Naturalmente
que para alcanzar un éxito completo, debería, además, desterrarse de la
mesa la carne, el pescado (particularmente los mariscos), el café, el te, y
tantas otras cosas que envenenan la sangre y excitan los nervios, siendo
el origen de todo género de trastornos y enfermedades.
Como quiera que el limón contiene abundancia de vitaminas, particularmente
vitamina C (tan necesaria para evitar gran numero de enfermedades,
sobre todo las de las vías respiratorias: catarros, bronquitis,
asma, gripe, etc.), no solamente es un medio curativo de primera categoría,
sino que, además, cuando ha desempeñado su cometido de limpieza
interior, es también un medio vivificador y fortalecedor. Repetimos y
subrayamos la eficacia de la vitamina C del limón para combatir las
enfermedades y afecciones pulmonares.
Muchas veces, donde fracasaron otros medios para detener las hemorragias,
el limón salió triunfante. De una revista médica, extractarnos, a este respecto,
unos interesantes párrafos: "En un caso de hemorragia muy grave de ambas
fosas nasales, en un hombre vigoroso, se detuvo en seguida la hemorragia,
absorbiendo por la nariz una mezcla de una parte de zumo de limón y 4 partes de
agua. En un caso de vómitos de sangre, donde fracasaron todos los
medios, se consiguio detener inmediatamente la sangre con jugo de
limón; al día siguiente se produjo una recaída, pero con el continuo
empleo de este medio se consiguió la completa curación. En hemorragia
del intestino, causada por el tifus, se ha comprobado que el limón tiene
magníficos resultados. En tos dos casos considerados, los pacientes vomitaban
cuanto ingerían, con excepción del limón."
En una revista antigua, titulada "La terapéutica de la actualidad",
participa Georg Mayer (Dillingen), que durante su trabajo como inspector
de sanidad del ejército turco, ha aprendido a conocer la aplicación
del zumo de limón para detener las hemorragias. como remedio de la
medicina turco-arábiga. Los turcos aplicaban zumo de limón a las heridas,
antes de vendarlas; además, a los heridos se les hacia turnar abundante
zumo de limón; de este modo hacían la cura de limón exterior e
interior. (K. A-) El zumo de limón sirve pues para detener las hemorragias
hasta en los casos más graves, cuando fallan todos los demás remedios.
Es muy Ú t i l saber esto, sobre todo en un caso de apuro.
Fuente: Guía de medicina natural
Autor Carlos Kozel