La cura del limón


La cura del limón
Guía de medicina natural – Carlos Kozel
"Conocidos son los efectos terminantemente positivos del limón
para el tratamiento y prevención del escorbuto, enfermedad que se
origina por la falta de vitamina C en el organismo, a causa de la ingestión
prolongada de alimentos carentes de ella, como son las conservas
saladas. El limón es una de las frutas más ricas en vitamina C, que
también suele llamarse antiescorbútica en virtud de las propiedades terapéuticas
y saludables del limón.
"En nuestro país son muchos los médicos que reconocen sin reservas
las altas y recomendables propiedades terapéuticas y saludables del
limón, por lo que no vacilan en aplicarlo en sus curas, recomendándolo
ampliamente."
Diariamente mueren personas a causa de una inyección o de la
ingestión de algún medicamento artificial. A veces pasan algunos años
hasta que no aparecen 105 trastornos y se manifiestan las enfermedades
causadas por vacunas, inyecciones y otros falsos remedios químicos.
Nadie se atreve a reprochar esta nefasta acción de tales medicamentos.
En cambio, en cuanto se cree hallar una falla en el sistema naturista, se
pone el grito en el cielo y se proclama por todas partes. Y esto es
comprensible, ya que son muchos y muy importantes los intereses en
juego, sobre todo los de la gran industria química que fabrica aquellos
falsos remedios. A estas partes interesadas no les sientan nada bien los
incuestionables éxitos de los factores naturales de curación. Así, durante
algún tiempo, se declaró la guerra al tomate. Del mismo modo, se han
aprovechado todas las oportunidades para achacar a la fruta y a las
hortalizas epidemias infecciosas, particularmente el tifus. Lamentablemente
se ocultan las innumerables cosas perjudiciales que toma la gente
en una comida: la carne, el caldo de carne, los mariscos, los condimentos
picantes, el vino, la cerveza, los licores, las salsas, el queso curado,
etc. En cambio, como las frutas suelen tomarse como postre al final
de las comidas, cargan con el sambenito de los trastornos y enfermedades
causadas por aquellos excesos.
Hemos de admitir, desde luego, que a veces se comete algún fallo
(por otra parte, sin mayores consecuencias) en la aplicación de una
buena cura natural. A estos pequeños y comprensibles fallos se agarran
los detractores para condenar inapelablemente todo el método.
Al practicar una rigurosa cura de limón, aconsejamos no hacerla en
ayuno entero, sino solamente en medio ayuno, guardando bien el orden
de las comidas, y tomando los demás zumos, así como las ensaladas y
frutas que ya hemos indicado. Si se hace ayuno completo, entonces
empléense para la cura solamente de 3 a 8 limones diarios como máximo,
y en forma de zumo diluido.
El ayuno completo y racional es indispensable para atacar con
éxito cualquier enfermedad.
A la misma familia de los limones pertenecen otras excelentes
frutas tales como las limas, toronjas y pomelos, que poseen un efecto
curativo parecido al del limón. Aconsejamos incluirlas en la cura, en
todas partes donde se puedan conseguir. Su zumo es excelente y muy
curativo. La mayoría de la gente las emplea para hacer confituras y
mermeladas, sin embargo, se pueden comer muy bien, crudas, en forma
de zumo, ya que solamente así tienen un valor curativo completo.
Cada cual debe ensayar en s í mismo y estudiar su propio caso para
poder determinar cuántos limones necesita y el tiempo que debe durar
la cura. Empleando una buena cantidad, se obtendrán buenos resultados
a los pocos días. Su mayor o menor éxito y la mayor o menor prontitud
con que se obtengan, ha de darnos la pauta para saber si se debe aumentar
o disminuir la cantidad, y si se debe acortar o prolongar el tiempo de
la cura.
Cada paciente es un caso distinto. Alguien dilo, y dijo bien, que no
hay enfermedades sino enfermos. Cada caso es distinto; por lo tanto, la
intensidad y duración de la cura dependerá de la mayor o menor dificultad
para disolver y eliminar las sustancias impuras, venenosas y extrañas,
acumuladas en el organismo, y de la existencia de otros males.
Aprender a razonar y obrar prácticamente en consecuencia, es algo
Sumamente importante cuando de la propia salud se trata. Importante
tarea es la de inducir a la gente a pensar en su propio cuerpo, en sus
necesidades, en su maravillosa función y grandiosa constitución, y principalmente
en un sencillo y natural tratamiento propio. Con esto se
favorece a la sociedad, pues el ciudadano enfermo no puede trabajar ni
producir por lo que no sólo no es útil a los demás sino que constituye
una pesada carga para la sociedad.
Fuente: Guía de medicina natural
Carlos Kozel