. Factores que intervienen en el termostato de grasa

. Factores que intervienen en el termostato de grasa

En esta unidad didáctica le explicaremos los factores que pueden subir o bajar
el nivel del termostato, determinando el peso de la persona.
1) Factores genéticos.
No existe un "gen de la grasa", propiamente dicho, pero se ha comprobado en innumerables investigaciones estadísticas que el padre o la madre del 70 por
ciento de los obesos también lo es.
Una característica innata que puede favorecer la obesidad es la presencia de un
mayor número de células adiposas, que almacenarán en su interior las grasas
que consumiremos a lo largo de nuestra vida.
Existen dos tipos de obesidad:
-cuando las células grasas (adiposas) se llenan de gran cantidad de grasa
(hipertrofia).
-cuando hay en el cuerpo una gran cantidad de células grasas.
También existe el tipo mixto, cuando ocurren ambas cosas. Las células adiposas
se llenan de grasa o se multiplican dependiendo de nuestro tipo de alimentación
durante la infancia y la adolescencia.
2) Factores psicológicos.
Desde las primeras semanas de vida, diversos factores psicológicos pueden también propiciar en el niño una tendencia a la obesidad. Dichos factores van ligados a la
forma en que se lo trate, la educación alimentaria que reciba, la formación de su autoestima, su grado de identificación con la madre o el padre obeso, etc.
4. Factores que intervienen en el termostato de grasa (II)

Continuamos analizando los factores que intervienen en la variación del nivel del termostato.
3) Factores hormonales.
El cuerpo de un hombre tiene normalmente un 15 por ciento de grasa. En la mujer,
en cambio, es normal que el 23 por ciento de su peso sea grasa. La mujer posee proporcionalmente mayor cantidad de células adiposas que el hombre.
Si ambos consumen la misma cantidad de calorías, la tendencia a engordar será
más acusada en la mujer que en el hombre. El hombre quema más calorías que la mujer, tanto si realiza alguna actividad física como si está en reposo, y su
metabolismo necesita un suplemento calórico para el buen funcionamiento de su cuerpo.
En la fase premenstrual, el incremento de los niveles de la hormona progesterona
induce a la mujer a comer más. Hay también una mayor tendencia al consumo de alimentos dulces, debido a la caída del nivel de azúcar en la sangre. Durante la ovulación, en el cuerpo de la mujer se libera, en grandes cantidades, la hormona estradiol, que tiende a disminuir la sensación de hambre. Estos datos nos
demuestran que la actividad de las hormonas femeninas puede ser uno de los
factores de la obesidad.
Además de las hormonas sexuales también influyen las hormonas digestivas,
tiroides y otras.
4) Alimentación.
La comida es apenas una de las diferentes causas de la obesidad. Por lo tanto,
cualquier dieta por sí sola no funciona.
¿Por qué comemos? Con el fin de producir suficiente energía para las diferentes funciones de nuestro
cuerpo, cada una de las cuales precisa de un determinado tipo de alimento.
Fuente: .mailxmail.com/curso-como-adelgazar-comiendo/factores-que-
intervienen-termostato-grasa-1]