Guía de medicina natural – Carlos Kozel




Guía de medicina natural – Carlos Kozel
GUÍA DE MEDICINA NATURAL SALUD Y Curación - Una cura anual: medio preventiva 103
                                             gramos
Agua .................                    90,OO
Glucosa ...............                    4,oo
Dextrosa y celulosa . . . . . . . . .4,60
Ácidos orgánicos . . . . . . . . . . 2,50
Proteínas .............. 1 ,O0
Minerales (sales) . . . . . . . . . . . 0,50
Celulosa ...............                    1 ,O0
Composición aproximada en vitaminas de [a pulpa y zumo de la naranja por cada 100 gramos:
Pulpa de Zumo de
la naranja la naranja
Elementos                  miligramos              miligramos
Vitamina A ...........                 1                    0,16
Vitaminas del complejo B .... 0,9                 0,150
Vitamina C, o ácido ascorbico . . 60           57
Vitamina P . . . . . . . . . . .               1             01
Valor energético: Un kilogramo de naranja, sin corteza, equivale a 460 calorías.
Necesidades mínimas aproximadas del consumo de la vitamina C:
Niños:
Hasta los 3 años . . . . . . . . . . .  40
De los 4 a Ios 9 años . . . . . . . . .63
Delos9a los 12años . . . . . . . . .  80
Adolescentes:
De los 1 3 a los 15 años . . . . . . .95
De los 15 a los 20 años . . . . . . .110
Adultos ...............
Mujeres embarazadas . . . . . . . .115
Madres lactantes . . . . . . . . . . .   175 mg al día
Los que realizan un ejercicio físico intenso necesitan ingerir una mayor cantidad de vitaminas que las indicadas en la tabla.
La reserva principal de vitamina C en el organismo la tenemos en las cápsulas suprarrenales (órganos situados encima de los riñones y en contacto con ellos), y después, en el hígado:  Integran la naranja en proporción altamente estimable la vitamina C (antiescorbútica) y también la B (antineuritica). Bastaría esto solamente para que la naranja no faltara en el régimen del individuo. Es un alimento necesario que contribuye eficientemente a mantener en auge el tono vital y la capacidad defensiva del organismo. Todos necesitamos hacer un gran acopio de vitaminas, pero, sobre todo, como se desprende del ultimo esquema, las mujeres embarazadas y las madres lactantes. La salud de su hijo presente o futuro, dependen en gran parte de ello.
No queremos silenciar el reproche que se ha hecho a la naranja (ya periclitado) creyendo que por su pobreza en calor (3s (460 calorías por kilogramo de pulpa) era de escaso valor alimenticio. Esto nos llevaría a aceptar que el alimento es tanto mejor cuanto mayor sea el porcentaje de calorías que sea capaz de producir. Errónea deducción que indujo a admitir a las bebidas alcohólicas como alimento, por el hecho de que la metabolización de un gramo de alcohol produce siete calorías, sin reparar
en los inconvenientes que su toxicidad pueda reportar.
La naranja se debe tomar cuando está madura. Durante su proceso de maduración, a la vez que disminuye la acidez, se eleva su riqueza en azúcar. Si se come estando verde es de gusto desagradable, aproximándose sus cualidades a las del limón. Se considera la naranja madura cuando su corteza no presenta ningún color verde y la acidez de su jugo
no es excesiva.
Muchos tratadistas clínicos tratan de revalorizar las vitaminas farmacológicas.
Se podrían hacer algunas observaciones al respecto. En primer lugar no están todas las vitaminas artificiales exentas de toxicidad.
No escasean los accidentes tóxicos (hay muchos casos registrados en la literatura médica) producidos por hiperdosificación de la vitamina D.
No se puede afirmar que la vitamina C, "pura", artificial, obtenida sintéticamente, en forma de tabletas o inyecciones, sea mejor que la contenida en la naranja o en el lim6n. El profesor alemán Stepp, mundialmente conocido por sus estudios sobre la aplicación de las vitaminas en Medicina, afirma que es completamente absurdo que, donde hay
naranjas en abundancia se receten inyecciones de vitamina C; la vitamina contenida en la naranja es muy estable (gracias a la acción de su jugo) y se absorbe perfectamente en el intestino; en cambio la "pura", la artificial, se destruye con gran facilidad y nunca podemos tener seguridad sobre lo que queda en las ampollas desde que salieron de la fábrica hasta que se inyectaron.
Fuente: Guía de medicina natural – Carlos Kozel