Aloe Vera La planta que cura



Aloe Vera La planta que cura

E) Aminoácidos esenciales
Los aminoácidos son proteínas que producen energía, actúan
como catalizadores (especialmente en la hidrólisis), regularizan
el equilibrio químico e intervienen en la regeneración de los
tejidos.
El cuerpo humano contiene 22 aminoácidos de los que 8 se
consideran “esenciales”, ya que nuestro organismo no los
puede fabricar. El aloe vera contiene 7 de los 8 aminoácidos
esenciales y 11 de los 14 aminoácidos “secundarios” que
nuestro organismo sintetiza a partir de los 8 aminoácidos
esenciales :
Isoleucina–Leucina–Lisina–Metionina
Fenilalanina–Teonina–Valina.
41
Aloe vera la planta que cura
----------------------------------------------------------------
(15) En todo el mundo numerosos investigadores estudian el áloe y cada año
ve un nuevo descubrimiento. Uno de los más recientes es el carrisyn, que
según parece reforzaría considerablemente el sistema inmunitario de los
enfermos de cáncer y de sida. (Ver nota pág. 23).
---------------------------------------------------------------
F) Aminoácidos secundarios
Ácido aspártico – Ácido glutámico
Alanina – Arginina – 1/2 cistina
Glicina – Histidina – Hidroxiprolina
Prolina – Serina – Tirosina.
G) Enzimas*
Los enzimas oxidantes del áloe reducen los elementos
básicos.
Fosfatasa ácida – Amilasa
Bradiquinasa o bradiquininasa : analgésico,
antiinflamatorio*, estimulante de las defensas inmunitarias.
Catalasa : impide cualquier acumulación de agua oxigenada
en los tejidos.
Celulasa : facilita la digestión de la celulosa.
Creatinin – fosfoquinasa : enzima muscular.
Lipasa : facilita la digestión.
Nucleotidasa
Fosfatasa alcalina
Proteolitiasa o proteasa : hidroliza las proteínas en sus
elementos constituyentes.
El áloe contiene también ácido salicílico, ácido crisofánico,
aceites volátiles, etc.
En el curso de la última década, unos investigadores han
aislado otras moléculas activas en el aloe vera y el futuro nos
reserva aún muchas sorpresas (16).

Fuente: Marc Schweizer
Aloe Vera
La planta que cura
Tradución Anna-Maria Ascolies