Aloe Vera - La planta que cura


Aloe Vera
La planta que cura
Caspa :
Friccionar regularmente el cuero cabelludo con pulpa de áloe y lavar el cabello cada día con champú de áloe.
Cortes, heridas, quemaduras, rasguños :
Lavar la herida con agua y jabón antes de untarla con gel de aloe vera puro. Dejar que la herida respire unos momentos al aire.
Cuidados de la boca :
Para tratar el sangrado de encías o de mucosas de la boca : frotar cuidadosamente las encías con un cepillo blando y una mezcla de pulpa de áloe y miel.
Cuidados de los ojos :
Para aliviar el dolor o el cansancio de los ojos, no hay nada mejor que unas gotas de colirio* de áloe. Algunos médicos afirman que el aloe vera es eficaz en las más graves afecciones, como la conjuntivitis o la catarata. Pero hay que tener cuidado, y ser prudente, ¡no se debe utilizar cualquier producto !
Esguinces, torceduras, lumbagos, luxaciones, tendinitis :
Colocar primero una bolsa de hielo sobre la zona dolorida. Luego untar la parte hinchada con gel de áloe puro.
Un truco utilizado por los deportistas consiste en congelar pulpa de áloe en un vasito de plástico y frotar cuidadosamente la parte dolorida con el hielo que se ha formado, doblando el borde flexible del vasito a medida que se aplica.
Grietas :
Untar cuidadosamente la grieta tres veces al día con gel de aloe vera.
Fuente: Marc Schweizer
Aloe Vera
La planta que cura

Tradución Anna-Maria Ascolies