Guía de medicina natural – Carlos Kozel ZANAHORIA (Daricus carota)


Guía de medicina natural – Carlos Kozel
ZANAHORIA (Daricus carota)
¿Quién no conoce los grandes méritos de la zanahoria? Es bien conocida en todo el mundo como excelente alimento, pero, en cambio, ya no son tan conocidas por la mayoría de la gente, sus valiosas propiedades curativas.
El valor bioquímico de la zanahoria es grande. Es extraordinariamente rica en sales minerales y en vitaminas A, B y C.
Crudas, en ensaladas, son siempre preferibles, aunque cocidas, asadas o fritas resultan muy sabrosas en la preparación de diversos platos.
La zanahoria es uno de los vegetales más apropiados para ser tomada cruda y debidamente lavada. La laboriosa masticación a que obliga limpia los dientes y desarrolla los músculos masticadores.
A los niños pequeños y a las personas de mala dentadura o de digestión débil puede dárseles zanahoria rallada con su jugo.
La zanahoria es neutralizante de la acidez de estómago y de la sangre; recomendable en el exceso de ácido Úrico.
También tiene un gran valor trofoterapeutico en las afecciones del hígado, ingerida en todas sus formas, pero especialmente cruda y en ensalada.
El jugo de zanahorias es uno de los mejores tónicos. En toda clase de fiebres e infecciones del aparato digestivo obra maravillosamente,
Cura y entona la vitalidad.
El jugo fresco se obtiene exprimiendo la zanahoria rallada y constituye una de las mejores medicinas para los niños, cuando se nota en ellos pobreza fisiológica. La zanahoria cruda rallada, mezclada con ajo picado o con anís (una cucharadita de la planta de anís por plato), es un buen remedio para los niños que tienen gusanos.
El jugo de zanahoria es también útil en la bronquitis, añadiéndole un poco de miel o zumo de limón.
La zanahoria, además, suaviza la piel, depura y mejora el cutis. Las mujeres tienen en la zanahoria el mejor colaborador de la belleza de su rostro.
Acostumbrad a los niños desde muy pequeños a comer zanahorias crudas en lugar de pan. En esta forma deberían ser presentadas, bien lavadas, sobre la mesa en todas las comidas.
Las generaciones pasadas conocían el gran valor nutritivo y curativo de la zanahoria, gracias al buen instinto que les guiaba en este sentido, y hoy es la ciencia la que pone de relieve el maravilloso poder curativo de este agradable producto de [a huerta. Buscando vitaminas y sales minerales en las diversas verduras, se ha descubierto que la zanahoria ocupa un primerísimo lugar en cuanto a contenido vitamínico.
Se ha comprobado que la zanahoria contiene las vitaminas A, B, B1, y C, así como abundantes sales minerales: calcio, hierro, silicio, potasio, sodio, fosforo y magnesio.
No es por casualidad que este excelente producto de la huerta tenga también, como la cebolla, un gran poder para prevenir el cáncer.
Se sabe incluso de casos en que el cáncer ha sido curado por medios naturistas, gracias sobre todo al empleo de la zanahoria y de la cebolla.
De cuanto queda dicho, se desprende que, comiendo habitualmente zanahorias crudas, junto con otros vegetales crudos (especialmente plantas silvestres), todo preparado de la manera más sencilla y natural, sin sal y sin vinagre, se emprende un camino que conduce a la curación de muchas enfermedades.
La zanahoria, con su abundante contenido vitamínico y sales minerales, se encarga de ello. Todo lo que hace falta para la curación se encuentra en la zanahoria.
Sin pretender agotar la extensa lista de las enfermedades que cura o alivia, destacaremos las siguientes: anemia, ictericia, enfermedades del hígado, enfermedades de los riñones, de la vejiga, de [os pulmones, de la garganta, del estómago, de los intestinos y de la piel.
Fuente: Guía de medicina natural – Carlos Kozel