Aloe Vera La experiencia del doctor Om Prakash Agarwal

Aloe Vera
La experiencia del doctor Om Prakash Agarwal
En 1984, el doctor indio Om Prakash Agarwal hizo una notable comunicación en el congreso anual del Colegio Internacional de Angiología en San Antonio (Tejas). Anunció ante sus colegas sorprendidos los resultados de una investigación sobre las propiedades beneficiosas del aloe vera a nivel del sistema cardíaco. El estudio se centraba en 5000 pacientes y había durado 5 años.
Según el investigador, este estudio demostraba que era posible disminuir en un 85% las crisis de angor añadiendo pulpa de aloe vera fresca a la dieta de personas enfermas con problemas cardíacos causados por arteriosclerosis (endurecimiento y pérdida de elasticidad de las arterias por depósitos grasos).
Había también notado una reducción importante del colesterol y de los triglicéridos en la sangre de los pacientes, así como un aumento de las lipoproteínas de alta densidad (el colesterol bueno), factores susceptibles de limitar el riesgo de crisis cardíaca. Además, el aloe vera reducía el porcentaje de azúcar en la sangre de los pacientes que también eran diabéticos.
Según el Dr. Agarwal, los 5000 pacientes así tratados habían sobrevivido todos y no había descubierto ningún efecto secundario negativo durante todo el estudio.
La prescripción del tratamiento era de 100 gramos de pulpa de áloe por día, sumados a 20 gramos de isabgol, planta medicinal india que tiene fama de prevenir el estreñimiento, y todo esto mezclado con harina de pasta del pan que consumen a diario.
(Medical Gazette South Tejas, Vol. 6. Nº 50 Octubre 1975).
El áloe, ¿ elixir de larga vida ?
Tras el fallecimiento del Dr.Yernest, un médico sueco fallecido en una caída de caballo a la edad de 104 años, se encontró entre sus papeles una fórmula de elixir de larga vida a base de áloe cuyo secreto se guardaba en su familia desde varios siglos atrás. ¿Acaso fue ese elixir el que permitió a su madre, a su padre y a su abuelo el superar al joven centenario y morir respectivamente a los 107, 112 y 130 años ?
(Lagriffe : Viejos remedios de nuestros tiempos. Ed. Maloine).
Una cura intensiva
Mi amigo Malcomb Indread de Johannesburgo, un antiguo jugador de rugby, sufría un verdadero martirio. Diabético, presentaba graves complicaciones circulatorias que no se había preocupado de cuidar a tiempo.
Tras una herida benigna, la gangrena se le instaló en un pie y se le agravó hasta tal punto que en el hospital los médicos hablaban de amputárselo. Desesperado, Malcomb llamó a su cabecera a un antiguo cuidador de su equipo de rugby, el doctor Robert C. Collins. Éste, a pesar de las más claras reservas del cuerpo médico del hospital, propuso una cura intensiva, interna y externa de pulpa fresca de áloe, una planta muy corriente en Sudáfrica. En tres semanas mi amigo estuvo fuera de todo peligro y actualmente ha vuelto a su deporte preferido, en la categoría senior. (Richard Beltram-Capetown).
Fuente: Marc Schweizer
Aloe Vera
La planta que cura
Tradución Anna-Maria Ascolies

A P B