Guía de medicina natural – Carlos Kozel COLA DE CABALLO o COLA DE RATA {Equtsetum amense)


Guía de medicina natural – Carlos Kozel
COLA DE CABALLO o COLA DE RATA {Equtsetum amense)
Esta planta que crece en casi toda Europa, América y Asia, prospera con preferencia en los sitios frescos y sombreados. Se encuentra con gran abundancia. Se recolecta al comenzar la primavera.
Esta planta posee en realidad mucho más valor curativo del que corrientemente se le atribuye. Es fundamentalmente astringente, diurética y antihemorrágica. Está muy indicada en los siguientes casos: enfermedades en Las que interesa activar la función de los riñones, retención de liquido entre las tejidos, menstruaciones excesivas, almorranas sangrantes, vómitos de sangre por tuberculosis pulmonar, gota, afecciones del estómago.
Se usa interna y externamente. En el primer caso, se emplea, en forma de cocimiento, una cucharada de planta seca por taza (tres o cuatro al di'a). En el segundo caso, en forma de compresas sobre los abscesos, úlceras varicosas y purulentas, eczemas, orzuelos, etc.
El famoso médico naturista, Sebastián Kneipp, propugnador de la
Hidroterapia, reconoció en la cola de caballo su primer y mejor auxiliar en la curación, en cuyo admirable trabajo de depuración y de curación pudo confiar. Si esta planta no fuese tan importante, no la habríamos puesto entre las "doce elegidas". Ocupa muy dignamente uno de los lugares preferentes, pues incluso se han conseguido curaciones del cáncer obtenidas gracias al continuo y profuso empleo de esta planta, sencilla, abundante, de poco coste, pero tremendamente eficaz, según informa el pastor Kneipp en sus publicaciones.
En el hogar de los padres del autor de esta obra se empleaba corrientemente para la limpieza de los vasos y de las botellas, esta planta, la cual deja toda clase de recipiente de vidrio perfectamente limpios y sin dañar en absoluto el vidrio. La misma acción limpiadora ejerce la cola de caballo en la sangre y los tejidos del organismo humano.
Esta planta limpia al hombre interior y exteriormente. Y, como "limpieza" equivale en este caso a "curación", podemos afirmar sin vacilación que la cola de caballo, además de las enfermedades citadas al comienzo de este artículo, combate, muchísimas otras dolencias. Catarros, resfriados, gripe, mal de piedra y cálculos renales y biliares, reumatismo, gota, ciática, hidropesía; granos, hinchazones y afecciones de cualquier clase; cáncer, herpes, caries, grietas de las piernas, molestias en la orina, hemorroides, enfermedades del hígado, del bazo, hemoptisis, hemorragias nasales (en este caso se aspira el vapor o se absorbe el cocimiento de la planta por la nariz). Esta planta tiene especiales efectos para combatir vómitos de sangre y hemorragias de cualquier clase.
Ya hemos dicho que, no solamente se emplea el cocimiento en forma de tisana, sino que también tiene uso externo en forma de compresas, contra cualquier afección de la piel, herpes, granos, hinchazones, heridas, grietas en los pies, caries dentales, etc.
A veces, se pueden usar simultáneamente las tisanas con las compresas.
Tal es el caso de lo5 cólicos renales (piedras en el riñón) y los cólicos hepáticos (piedras en el hígado), en los cuales, no solamente hay que tomar la tisana, sino que se deben aplicar compresas del cocimiento de la planta sobre la parte dolorida. Son útiles, ademas, en estos casos, los baños de vapor. La planta no solamente cura la enfermedad, sino que alivia notablemente los dolores.
Una gran mayoría de personas tienen acumuladas en su cuerpo sustancias y humores impuros. Por lo tanto, todo el mundo debiera alegrarse de poder contar con tan excelente destructor de todas las impurezas.
Cola de caballo. -- De propiedades astringente, diuréticas y antihemorrágicas, la cola de caballo esta muy indicada para activar la función renal, hemorragias de cualquier clase, vomito d e sangre por tuberculosis pulmonar, abscesos del estómago y exceso de ácido úrico.
Esta planta es de gran ayuda a los que sufren incontinencia de orina. También es muy recomendable lavarse la cara con su cocimiento en las afecciones de la piel. Además, es muy eficaz para hacer gárgaras en cualquier enfermedad de la garganta y del paladar y en las excrecencias (pólipos), puede emplearse el cocimiento de cola de caballo en los pólipos de la nariz, aspirando su vapor o absorbiendo el cocimiento por la nariz.
Debe tenerse siempre presente que también puede emplearse esta planta, cuando es tierna, en las ensaladas. Fortifica y nutre. El que tiene a su alcance esta planta en estado fresco, debería hacerse jugo de cola de caballo, para tomarlo luego a cucharaditas como excelente medicina natural. Tomando una cucharadita cada hora, sus efectos no se hacen esperar. No se olvide que la cola de caballo, por su contenido en cilicio, potasio, hierro, sodio, magnesio, azufre, etc., es una extraordinaria. Planta curativa.
Fuente:  Guía de medicina natural – Carlos Kozel