El tomate es un alimento valiosísimo

Resultado de imagen para El tomate


El tomate es un alimento valiosísimo en todos los aspectos. Crudo, es el alma de las ensaladas en las cuales se combinan armónicamente diversos productos de la huerta; cocido, es el aderezo por excelencia de todo el arte culinario. Pero no vamos aquí a cantar las excelencias del tomate como apetitoso y polifacético alimento. Nos interesan sus propiedades nutritivas y curativas; y a ello vamos.
El tomate, muy rico en vitaminas A, B y C, es un alimento catalizador y remineralizador de primera clase. Posiblemente es el vegetal comestible que contiene la mayor riqueza en sales naturales asimilables; además, la materia colorante del tomate es un elemento primordialísimo para el organismo, por su valor en carotina, tan importante para la energía vital.
Rico en potasio, el tomate es un gran neutralizante de la acidez, desintoxicante, diurético y estimulante de la vitalidad de todo el organismo.
El tomate es un gran rermineralizador del organismo. Es sumamente bueno contra el raquitismo infantil y muy recomendable en toda clase de anemias. Obra benéficamente en las afecciones de la garganta.
Con el jugo de tomate crudo, mezclado con un poco de agua caliente, bien deshecho y colado, se hacen gárgaras, de excelentes resultados curativos en la difteria.
El mayor mérito trofoterápico del tomate reside en la curación de las Úlceras internas y externas.
En las internas, de estómago o duodeno, un régimen a base de tomate maduro y abundante, en ensalada y con pan integral, constituye la mejor medicina. En cuanto a las Úlceras externas, se pela bien, aprovechando sólo las partes rojas y despojándolo de todo lo verde, blanco y duro que tenga. Aplastado, mezclado con buen aceite de oliva, se coloca esta cataplasma, algo templada, sobre [a Úlcera externa y se cubre bien con un paño de lana. Se cambia varias veces al día y se limpia con
aceite. Para ello se procede con un algodón mojado en aceite, después de limpia con algodón solo. Este método ha dado los mejores resultados en la práctica.
Por su contenido en agua, el tomate es muy depurativo y diurético; también es laxante; tomado con piel y semillas es más laxante; por lo tanto conviene a los estreñidos en especial, y también a los
enfermos del hígado, páncreas, garganta, estómago, pulmones y sangre; pero no conviene a los que están muy mal de los riñones y del corazón.
Sin embargo, no hay que tenerle aprensión al tomate; ese temor es infundado; no es malo para las enfermedades de la piel, como han dicho algunos poco observadores, porque producia abscesos y granos; eso es porque la sangre está sucia y el tomate es muy eliminador. Pueden
haber ejemplos de contra indicación, debido al estado patológico del enfermo, y nunca porque los tomates sean malos para la alimentación humana. Hay que temer, sí, a las incompatibilidades que con ellos se cometen, especialmente después de unas horas de tomar leche o queso, miel, frutas, dulces, limón, etc.; pero son excelentes (bien maduros rojos y pelados) con pan, o en ensaladas de lechugas, zanahorias, rabanillo~, aceitunas, etc. Son calmantes para los nervios y recomendables a los que no pueden dormir por la noche, pues son adormecedores.
Las sales de potasa y el ácido oxálico del tomate, suelen irritar los riñones, sobre todo cuando éstos son débiles o enfermizos.
Tomate. - Muy rico en vitaminas, el tomate es un alimento catalizador (regula las digestiones) y remineralizador de primera clase. Rico en potasio es un gran neutralizarte de la acidez, depurativo del hígado, riiioner y eficaz remedio en enfermedades de estómago e intestinos; por so notable contenido vitamínico, tanto en zumo como entero, el tomate es un importante factor para el crecimiento, contra raquitismo y anemia.
 Por eso los nefrítico deben de consumir el tomate con la mayor precaución. Según el grado de enfermedad renal y su modalidad patológica, será más o menos contraindicado el tomate. Deben consumirlos con prudencia; la molestia que se note en los riñones dará la pauta de la cantidad que se puede consumir.
Por la noche, menos que al mediodía, y cuanto más maduros, mejor.
Cuanto mejor es la clase, son menos ácidos y más tolerables.
El tomate, normalmente, debería consumirse en abundancia. No sólo es de sabor exquisito, sino que representa un verdadero bálsamo para todo el cuerpo, que se siente como refrescado y fortificado, sobre todo cuando se come en los días calurosos del verano, que es precisamente cuando abundan los mejores tomates.
El notable contenido de vitamina A, hace del tomate un importante factor para el crecimiento. Como ya hemos apuntado anteriormente, el tomate es ideal para prevenir y combatir el raquitismo infantil
y la anemia, así como para impulsar el desarrollo, en todos los órdenes, de los cuerpos de los niños.
Aun cuando se sabe que la vitamina A no se pierde con la cocción, siempre es preferible, con vistas a obtener resultados curativos, tomar el tomate crudo.
Es importante su contenido de vitaminas del grupo B, así como de vitamina C. Tomates arrancados en estado verde, contienen solamente una pequeña cantidad de vitamina C. En cambio, cuando maduran a la sombra contienen algo más de esta vitamina. Por eso es razonable dejar madurar los tomates en la planta, en forma natural, para poder aprovechar la completa bendición de la vitamina C.
Se ha comprobado que todas las frutas y verduras pierden una parte de sus vitaminas con el almacenamiento y con la cocción. Sin embargo, el tomate, con su particular abundancia de vitaminas, conserva después de estos procesos bastante cantidad de ellas. Pero la vitamina C constituye una excepción cuando se prepara el tomate en forma de pastas en las fábricas de conservas; entonces, la mayor parte de estas vitaminas se pierde. Sea como sea, debe preferirse siempre y en todo lugar el toma'te crudo y bien maduro,
Como antes hemos apuntado, el tomate destaca entre todos los alimentos vegetales por su elevado contenido en sales minerales. Por su notable contenido en cobre, sirve a jóvenes y ancianos como excelente remedio para la formación de sangre, razón de mis para darlo en abundancia
a los niños en edad de crecimiento.
Los tomates frescos y maduros constituyen un eficaz remedio para eliminar el ácido úrico. En el reumatismo, la gota, las enfermedades del hígado y de los intestinos, se consigue la curación consumiendo tomates; debido a la abundancia de sales minerales que poseen. Los elementos curativos del tomate tienen el poder de librar al cuerpo de tas escorias del metabolismo.
¿Como se efectúa una cura de tomates?
Debe tomarse jugo de tomates, por lo menos de 3 a 5 vasos cada día y, además, consumir durante las comidas muchos tomates crudos y plantas silvestres.
Si en lugar de beber alcohol, la gente adquiriese la sana costumbre de beber habitualmente zumo de tomate, se evitarían muchísimas enfermedades.

Fuente:  Guía de medicina natural
Carlos Kozel 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ayudenos con su comentario sobre este blog

El tomate es un alimento valiosísimo

El tomate es un alimento valiosísimo en todos los aspectos. Crudo, es el alma de las ensaladas en las cuales se combinan armónicamente d...