GUIA DE MEDICINA NATURAL - CARLOS KOTZEL SOJA O SOYA

GUIA DE MEDICINA NATURAL - CARLOS KOTZEL
SOJA O SOYA

100 grs. de soja contienen las siguientes sales minerales:
Calcio ................. 200 mg.
Potasio ................ 1.700
Magnesio ............... 240
Hierro . . . . . . . . . .9-1 1
Cloro ................. .......23
Con la soja se preparan productos dietéticos altamente recomendables: polenras, quesos, sírlsas, sopas, etc., y especialmente la leche de soja, producto natufal muy apreciado por los pueblos del Asia oriental, y empleado especialmente en !a alimentación de niños, ancianos y enfermos.
Para extraer la leche de soja, se muelen lar semillas previamente remojadas en agua durante 20 a 24 horas, y luego se filtra, siendo la leche el liquida que se obtiene.
La harina integral de soja es de color amarillento (como la tez de los habitantes de su pais de origen) y posee un agradable sabor a nueces.
Ha de guardase dentro de recipientes bien cerrados, en sitio seco y fresco.
Los granos de soja, pueden utilizarse lo mismo que las legumbressecas usuales, para su uso siga las siguientes instrucciones:
Se pone a remojar en agua fria durante 1 2 horas la cantidad que se desee usar. Se cuece a fuego lento de 2 a 3 horas (si se utiliza olla a presión bastan 25 minutos) y se añade sal y aceite. Pudiendo mezclar al mismo tiempo toda clase de verdura o cereales según gusto.
Tanto con los granos de soja como con la harina integral de soja se pueden preparar un sin fin de platos muy agradables, asi'como dulces y pasteles.
La soja, no solamente es un precioso e inigualable alimento, sino que ademds posee valiosas propiedades terapiuticas que la hacen imprescindibte en la planificación del régimen alimenticio de numerosas dolencias y estados carenciales. En la alimentación de niños raquíticos o débiles, que necesitan una gran cantidad de sustancias nutritivz y activas para su perfecto desarrollo; en las enfermedades infecciosas, particularmente en la tuberculosis, en las afecciones tumorales, como el cáncer; en los diversos tipos de anemia; en los tractornos de las glándulas de secreción interna; en las hipofunciones de las glándulas intestinales; en la convalecencia de enfermedades agotadoras y en muchlsimos otros casos, la soja, además de precioso alimento, es una medicina benéfica.
Para los que padecen de debilidad nerviosa, la soja es un alimento-medicamento
muy indicado, debido a su contenido en lecitina, así como en ácido fosfórico, sustancias que son de gran importancia para el cerebro y el hígado.
La leche de soja puede ser un elemento terapéutico en las afeccie nes debidas al consumo de leche animal, así como en el asma, la bronquitis crónica y en las anginas. Finalmente, recordemos, según hemos apuntado  arriba, que la soja y sus productos son muy convenientes a los que padecen de diabetes.
Los pueblos asiáticos citados al principio tienen en la soja su alimento básico; a ella, y a un régimen de vida austero, deben su reconocida fortaleza corporal y probada inteligencia. Muchos de estos pueblos utilizan la leche de soja en lugar de la leche animal en la alimentacihn
infantil. De ella se obtiene una especie de mantequilla denominada en japonés "miso", un requesón ("tofu") y una salsa muy estimada entre los japoneses que le dan el nombre de "shoyu".
La soja tiene también efectos curativos si se aplica en forma de cataplasma sobre tumores, hernias, etc. A este fin, se muele y reduce a harina previamente.
En Europa todavia no se ha generalizado el empleo de la soja como alimento cotidiano si bien es de uso corriente el aceite de soja, generalmente importado de los Estados Unidos. Sin embargo, su cultivo empieza a extenderse en el viejo continente después que se han hallado variedades que se adaptan a las especiales condiciones cl imatolbgicas de estas regiones.
En el siglo XVI II, la patata, introducida en Europa por el agrónomo francés Parmentier, revolucion6 por completo la atimentacidn de las gentes, especialmente de las masas popu t ares; puede que pronto ocurra lo propio con la soja.
Por el momento, podemos encontrar productos dietéticos a base de soja, particularmente la llamada carne vegetal, la harina integral de soja y el grano mismo de soja, en los establecimientos dedicados a la venta de alimentos de régimen. Esperemos que dentro de poco, nuestras amas de casa, convencidas de las maravillosas propiedades alimenticias y curativas de la soja, la exijan a sus proveedores habituales, y hagan arnptio uso de ella en la confeccion de los platos que constituyen el cotidiano menú de la familia.

Fuente: GUIA DE MEDICINA NATURAL - CARLOS KOTZEL