La aguileña es una planta que se renueva cada año


Aguileña (Aquileria vulgaris)
La aguileña es una planta que se renueva cada año y suele alcanzar el metro de altura.
Sus hojas nacen de las cepas y se ramifican en lo alto de la planta.
Tienen unos rabillos muy largos y cada hoja se divide en tres de tres gajos cada una.
Esta planta se cría en zonas frescas, principalmente en bosques, barrancos y prados.
Podemos encontrarla en la zona norte de la Península Ibérica.
En el sur resulta más difícil hallarla, aunque no imposible.
La época de floración de la aguileña comienza en abril y abarca los meses de primavera y verano.
Sus flores están sostenidas por un cabillo alargado; son de color azul, aunque su tonalidad es muy variable, e incluso pueden llegar a ser blancas.
Están compuestas de cinco pétalos que tienen forma de espolón, y de cinco sépalos de aspecto semejante a los pétalos.
Los estambres son muy abundantes y están libres entre sí.
El fruto se compone de cinco partes que se abren en su zona interior cuando madura.
Es difícil encontrar dos aguileñas iguales debido a la gran variedad de colores y tamaños que existe.
De esta planta se recolectan las flores, hojas y semillas.
En un principio se pensó que contenía alcaloides, hecho que no resultaba extraño pues las ranunculáceas se caracterizan por producir numerosos alcaloides además de otras sustancias que actúan de forma muy violenta sobre el cuerpo humano.
Sin embargo, esta teoría fue rechazada posteriormente.
Lo que sí contienen las flores y hojas es glucósido nitrílico en pequeñas cantidades, el cual al descomponerse produce ácido cianhídrico.
Esta sustancia también se encuentra en las semillas, que además contienen materias grasas.
A esta planta se le han atribuido desde tiempos remotos numerosas virtudes: se utilizaba en medicina por sus cualidades diuréticas, sudoríficas y desecantes, entre otras; también se empleaba para facilitar los partos.
A los niños se les administraba cuando padecían sarampión o viruela.
Asimismo fue muy aceptada la utilización de la aguileña para evitar el tan temido garrotillo.
En Inglaterra se utilizaba la aguileña para sanar el ardor de boca y garganta.
También se utilizaba frecuentemente en forma de jarabe para curar calenturas.
De cualquier modo, actualmente no se usa prácticamente más que como planta de adorno.
Varios autores han ubicado esta planta, al igual que otras muchas de su familia, dentro de las especies tóxicas.
Por tanto, no es recomendable utilizar la aguileña en medicina casera.
Tóxico. Antipirético. Astringente
Fuente: Enciclopedia de Plantas Medicinales
Fichas de Plantas Medicinales

Gestantes, viviendo con Vih o con Sida Algunas molestias con la alimentación,


Manual de Alimentación y Nutrición para Niñas, Niños, Adolescentes
y Mujeres Gestantes, viviendo con Vih o con Sida
Algunas molestias con la alimentación,
en la madre con Vih o Sida
Durante la gestación se presentan algunas molestias que pueden
afectar la alimentación y éstas se pueden acentuar debido
a la condición del Vih o por el consumo de medicamentos
antirretrovirales. Veamos cuales son las más frecuentes y algunos
consejos útiles.
Para controlar las náuseas es aconsejable:
Comer tostadas, galletas de soda integrales o de sal o un pan
cuando se despierte y antes de levantarse.
Hacer seis comidas al día en lugar de tres, para evitar periodos
de más de tres horas sin ingerir alimentos.
Evitar en lo posible los olores fuertes que le ocasionan
molestias digestivas.
Evitar frituras o alimentos muy grasosos.
Consumir líquidos, preferiblemente entre comidas.
No acostarse inmediatamente después de comer.
En caso de estreñimiento (dificultad para defecar) se
recomienda:
Aumentar el consumo de líquidos, especialmente agua.
Aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra como cereales
y productos integrales, frutas de forma natural, verduras
crudas lavadas muy bien y desinfectadas, como se indica
más adelante.
Aumentar la actividad física (caminar 15 a 30 minutos
diarios).
Fuente: Copyright: Manual de Alimentación y Nutrición para Niñas, Niños,
Adolescentes y Gestantes que viven con Vih o con Sida.
UNICEF – PMA 2009.

Come bien, siéntete bien Cocina para diabéticos Berenjenas con mozzarella


Come bien, siéntete bien Cocina para diabéticos
Berenjenas con mozzarella
Ingredientes para 4 porciones
4 berenjenas pequeñas cortadas en
rodajas
4 tomates pequeños rojos
1 cebolla cabezona roja pequeña
3 cucharadas de aceite de oliva
3 cucharadas de crema de leche
light (dietética)
100 gramos de queso mozzarella *
3 cucharadas de queso parmesano
rallado *
Una pizca de sal (opcional)
1. Pele las berenjenas, córtelas en rodajas de medio centímetro
de grueso y póngalas en una olla con agua fría y sal durante 2
horas. Aparte, en otra olla con agua y sal, cocine los tomates
sin pelar junto con la cebolla, por espacio de 15 minutos.
Retírelos del fuego, escúrralos y cuando estén tibios lícuelos
junto con la cebolla y un poco de sal hasta obtener una salsa
espesa. Cuele y reserve.
2. Lave las berenjenas retirando completamente la sal y luego en
una sartén, caliente el aceite y fría a fuego medio las berenjenas
hasta que estén amarillas pero no doradas. En un molde
refractario, distribuya una capa de berenjenas en el fondo,
báñelas con la salsa de tomate, luego con crema de leche y
cubra con queso mozzarella rallado.
3. Realice una vez más el mismo
procedimiento y finalice agregando
queso parmesano por encima. Caliente
el horno a 350 ºF / 180 ºC y hornee por
25 minutos repartidos así: 15 minutos
cocinando y 10 minutos dorando.
-------------------------------------------------
* (No incluir estos alimentos en la receta si Usted es un
paciente diabético con diagnostico de enfermedad
renal crónica etapa 4 y 5, sin tratamiento de diálisis,
por su alto contenido de fósforo)
--------------------------------------------
Fuentes de información:
1. National Institute of Health, Departamento of Health & human service USA, Centers for Disease Control and Prevention, National diabetes Education Program. Ricas recetas para personas con diabetes y sus familiares, Disponible en: URL:
http://ndep.nih.gov/media/MQC_recipebook_spanish.pdf
2. Asociación Latinoamericana de Diabetes, guías ALAD de diagnóstico, control y tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2. Versión 2006. Disponible en : URL:
www.paho.org/Spanish/AD/DPC/NC/dia-guia-alad.htm
3. Recetas aportadas por la Asociación Colombiana de Diabetes

¿Cómo se hace la cura de limón y qué cantidad de limones hace falta?


Guía de medicina natural – Carlos Kozel
¿Cómo se hace la cura de limón y qué cantidad
de limones hace falta?
La cantidad de limones que hay que tomar en forma de zumo y el
tiempo que ha de durar la cura depende de la gravedad de la enfermedad.
Hay casos en que bastan unos pocos limones al día, mientras que
en otros se requiere mayor cantidad de limones y es preciso prolongar la
cura hasta obtener la completa curación. Ofrecemos a continuación
unas indicaciones a modo de orientación:
1. En una enfermedad leve se puede tomar el zumo fresco de 5
hasta 10 limones al d ¡'a.
2. En una enfermedad grave: de 1 0 a 1 5 limones al día.
3. En una enfermedad muy grave: de 15 a 20 o más limones
al día.
Naturalmente, la cantidad de limones a tomar depende también de
la clase de enfermedad y de la naturaleza del enfermo. Tomando, por
ejemplo, el zumo de 8 a 12 limones al día, se obtiene protección contra
las enfermedades contagiosas, las epidemias, etc. La misma cantidad
basta para hacer bajar la fiebre. En cambio, para curar un reumatismo
grave o gota, se consideran necesaria de 20 a 45 limones al día. Otras
enfermedades parecidas necesitan las mismas cantidades; así lo afirman
reputados profesores que han obtenido grandes éxitos con este método.
Para que el lector sepa a qué atenerse respecto a la forma de
ejecutar una cura de limón de 10 días de duración, ofrecemos a continuación
tres ejemplos en los que se indica la cantidad diaria a tomar y el
progresivo aumento diario de la misma en los primeros días, y gradual
disminución en 105 Últimos días:
Primer ejemplo
 Limones Segundo ejemplo Limones Tercer ejemplo Limones
Día          1        2       3            
2             4        6       8
3             6        9      12
4             8      12      16
5           10      15       20
6           10      15       20
7             8      12       16
8             6        9       12
9             4       6         8
10           2       3         4
          ----- ---- ----- -----
Total     60     90       120

Total
Según la cantidad de limones que se desea tomar, se elige uno de
los tres ejemplos. Ahora bien, si se quiere prolongar la cura por más
tiempo (una cura de 1 5 días) entonces el aumento y luego disminución
diaria se hacen en forma más gradual. Veamos tres ejemplos para una
cura de 15 días
Fuente: Guía de medicina natural – Carlos Kozel

Aloe Vera La planta que cura Extremo Oriente


Aloe Vera
La planta que cura

Extremo Oriente
En Japón el áloe es una planta reina. Decenas de especies son
cultivadas para usos múltiples. Se bebe, se come, se
consume y cura bajo todas sus formas. En otras épocas, antes
del combate, los samurais se untaban el cuerpo con pulpa de
áloe para expulsar a los demonios y volverse inmortales.
Actualmente, la pulpa del aloe saponaria sirve para hacer
jabones y productos cosméticos, el aloe ferox, el aloe thraskii,
el aloe marlothii entran en la composición de numerosas
preparaciones farmacéuticas y cosméticas.
Los chinos, que no son menos amantes del áloe que sus
primos japoneses, lo utilizan bajo todas sus formas. Desde hace
siglos el áloe es considerado como un medicamento específico
contra las quemaduras y enfermedades de la piel.
La farmacopea china de Li Shih-Shen (1518-1593) cita el
áloe entre las plantas con mayores virtudes terapéuticas y lo
llama : “remedio de armonía”.
Las espinas del aloe ferox servían de agujas de acupuntura
para los famosos “médicos descalzos”, terapeutas itinerantes.
Notemos que la medicina china tradicional, muy escrupulosa en
sus indicaciones farmacológicas y sus formulaciones, prescribía
reglas muy estrictas para la administración de los
medicamentos. Las fases lunares, la altura del sol, el momento
del día formaban parte de las recetas, conceptos hoy día
recuperados por algunos adeptos de las medicinas alternativas.
La medicina china moderna utiliza la pulpa del aloe sinensis
en el tratamiento de la arteriosclerosis.
Fuente: Marc Schweizer
Aloe Vera
La planta que cura
Tradución Anna-Maria Ascolies

KAVA-KAVA

   KAVA-KAVA La sustancia conocida con el nombre de Kavaína es obtenida de la raíz y del rizoma de una planta llamada Kava-Kava, cuyo no...