Guía medicina natural – Carlos Kozel



Guía medicina natural – Carlos Kozel

Cuanto queda expuesto sirve para demostrar la eficacia y la forma
de empleo conjunta de los diversos factores curativos, que forman, en
conjunto, un completo sistema de curación, a fin de obtener un éxito
más rápido y más completo. Hay naturistas que emplean un solo factor
curativo y están convencidos de que es el mejor y que con él basta.
Aunque se pueden conseguir, ciertamente, grandes éxitos con un solo
sistema de curación (posibilidad que no negamos, en absoluto), no es
éste el verdadero camino, el ancho camino de la completa curación
natural. Si un medio natural ayude a un paciente, no significa que otro
deba ser curado también por él. Muchas cosas influyen en el terreno de
la curación natural, entre ellas el estado espiritual del enfermo, y todas
deben ser tomadas en consideración antes de decidirse a adoptar un
tratamiento. Todo depende de la reacción del organismo del paciente.
Unos reaccionan más pronto con determinado medio curativo, y otros
con otro medio. Al médico naturista, o al propio paciente que trata de
curarse por s í mismo, corresponde descubrir inteligentemente con qué
factor curativo reacciona mejor su cuerpo.
En todo caso es una ventajosa combinación de varios factores
curativos lo que mas conviene. Naturalmente, siempre hay que dejarse
guiar por la lógica, la razón y el conocimiento.
Tras estas observaciones, en las que hemos tratado de poner en
guardia al amable lector contra falsas concepciones, sobre todo por lo
que se refiere a la inadecuada y a la incompleta aplicación de los distintos
factores curativos que, como hemos explicado, no son sino eslabones
de una sola cadena, vamos a seguir, tras este paréntesis, con
nuestro tema de los doce remedios naturales de gran valor curativo.
Vamos a ocuparnos ahora de otro remedio natural que figura entre los
más excelentes: la naranja.
NARANJA (Citrus aurantaum)
En tanto que el limón es una fruta que, excepcionalmente, puede
ser tomada junto con cualquier otro alimento (incluso las verduras), con
la naranja ocurre precisamente lo contrario.
Téngase siempre presente esta indicación nuestra: "frutas y verduras
jamás deben ser comidas juntas."
Este principio se aplica también, desde luego, a la naranja, con
excepción de la naranja silvestre que es agria como el limón.
Digamos en seguida que la naranja es la hermana del limón. Queremos
significar con esto que la naranja es casi igual al limón, aun cuando
no posee exactamente las mismas propiedades que él, teniendo algunas
que no se encuentran en el limón. No es pues por casualidad que se la
recomiende por todas partes. Lo cierto es que la naranja tiene muy
buena prensa y goza de justa fama en todos los ambientes, siendo
recomendada incluso por los médicos alópatas. Esto es sumamente satisfactorio
para nosotros los naturistas y nos permite comprobar que por
esta vez al menos se nos hace justicia. Todo el mundo, sin excepción,
reconoce hoy en día que la naranja es, después del limón, la fruta de
mayor contenido vitamínico. Y ya se sabe que donde abundan las vitaminas
ha de haber forzosamente también poder curativo para determinada
enfermedad o para varias enfermedades, que es lo que más corrientemente
suele ocurrir. En futuras investigaciones, tal vez se descubran
aun nuevas vitaminas en la naranja.
Fuente: Guía medicina natural – Carlos Kozel

Por qué se deterioran los alimentos


Por qué se deterioran los alimentos

Una manipulación y almacenamiento inadecuados de los alimentos provoca su deterioro, que implica un cambio desagradable y puede prevenirse con ciertas pautas
·                                 Por MARTA CHAVARRÍAS

-Los alimentos son productos perecederos, con un periodo de conservación limitado que varía en función del producto y que puede ser más o menos largo. Microorganismos patógenos, virus, mohos y levaduras están relacionados con el proceso de deterioro de los alimentos. Es importante recordar también que hay ciertas condiciones que aceleran esta descomposición, como la luz, el oxígeno, la temperatura o la humedad. En este artículo se analizan las principales causas de descomposición de alimentos y qué medidas de prevención pueden aplicarse para evitarlo.

Los alimentos como el pescado, la carne, la leche, el pan o los vegetales tienen una vida útil corta y limitada. Otros productos, en cambio, pueden conservarse durante más tiempo, aunque esto no quiere decir que se mantengan sin estropearse. El alimento empieza a deteriorarse ya en el momento de la recolección o el sacrificio. Este proceso puede definirse como un cambio desagradable en su estado normal. Algunos de estos cambios se detectan a través del olfato, el gusto o la vista, aunque en ocasiones son inapreciables a los sentidos.

Causas de deterioro de alimentos

El deterioro de los alimentos se debe a una manipulación y almacenamiento inadecuados, aunque en este proceso también influyen otros aspectos:
·         Oxígeno. El oxígeno, esencial para la vida, puede tener efectos perjudiciales para las grasas, los colorantes, las vitaminas y otros componentes alimentarios. En general, el oxígeno puede proporcionar las condiciones para que crezcan microorganismos o causar la oxidación.
·         Microorganismos. Algunas bacterias requieren oxígeno para crecer (aerobios), mientras que otras solo crecen en ausencia de oxígeno (anaerobios). También pueden encontrarse en la superficie de los alimentos cuando está presente el aire. Las principales fuentes de microorganismos son el aire, el suelo, las aguas residuales y los desechos animales.
·         Enzimas. Ciertas enzimas están presentes de forma natural en los alimentos (enzimas oxidantes). Estas aceleran las reacciones químicas entre oxígeno y alimentos, lo que lleva a su descomposición. Uno de los síntomas más característicos es el pardeamiento de vegetales.
·         Humedad. La cantidad de agua en un alimento influye en la apariencia, textura y sabor. En los productos frescos, el contenido de agua puede llegar al 70% o más del peso total. Incluso los alimentos secos, como la harina o los cereales, contienen cierta cantidad de agua, un aspecto que afecta en gran medida al deterioro de los alimentos, si no se conservan de forma adecuada. Para controlar este riesgo, se recurre a procesos como la deshidratación (eliminar cierto grado de agua), la congelación (cambiar de estado líquido a sólido) o el uso de aditivos como la sal y el azúcar.
·         Luz. Casi todos los alimentos están expuestos a la luz a partir de fuentes naturales o artificiales. Esta exposición puede dar lugar a cambios en el color del alimento, en el sabor o en pérdidas de vitamina. En la mayoría de productos sólidos, la luz penetra en la capa exterior, por lo que el deterioro se produce en esta parte. En los líquidos, en cambio, la penetración suele ser mayor. La sensibilidad a la luz depende de factores como su intensidad, el tipo de luz, la distancia entre la fuente de luz y el alimento, la duración de la exposición o la concentración de oxígeno en el producto y la temperatura.
·         Temperatura. Cuando la temperatura no se controla de forma adecuada, el riesgo de que un alimento se descomponga es mayor. Mantener un producto entre 5ºC y 65ºC durante más de dos horas es sinónimo de proliferación de patógenos. A estas temperaturas, las bacterias pueden duplicar su número cada 20 o 30 minutos.

CÓMO EVITAR QUE SE DETERIOREN LOS ALIMENTOS

Evitar que los alimentos se estropeen supone seguir ciertas pautas de almacenamiento y de manipulación, como revisar la temperatura del congelador y la nevera para que la temperatura sea la adecuada (el congelador debe estar a -18ºC y la refrigeración a unos 4ºC). Además, los alimentos deben colocarse en zonas concretas, ya que algunas verduras se estropean más si se almacenan a temperaturas demasiado bajas. Las carnes, en cambio, deben estar en la parte más fría porque necesitan temperaturas más bajas.
Alimentos como el arroz, los cereales o las pastas deben almacenarse en tarros con cierres herméticos para evitar que se introduzca aire. En la despensa, los alimentos deben colocarse por orden de compra, es decir, delante los que se han comprado antes y detrás, los últimos en adquirirse. Otra medida que puede ayudar a reducir el deterioro de alimentos pasa por comprar solo los que se vayan a consumir en los días más inmediatos y planear las comidas para la semana. Siempre que se tenga alguna duda sobre la seguridad de un alimento, deberá desecharse
Fuente: consumer.es