Guía de medicina natural – Carlos Kozel Zanahoria


Guía de medicina natural – Carlos Kozel
Zanahoria
La zanahoria actúa como depurativo de la sangre y como tónico que vitaliza el organismo. Ayuda a tener la piel y al cutis limpios, y los órganos internos, particularmente el aparato digestivo, en buen estado de funcionamiento. Para ello se debe realizar de cuando en cuando una cura de zanahorias. La zanahoria no debe faltar jamás en la mesa de las familias que se preocupan por la salud de sus miembros. Como quiera que el estreñimiento y la dificultosa secreción de la orina son afecciones muy corrientes en la hora actual y causa de graves enfermedades, hemos de señalar la importancia que tiene en tales casos hacer una cura de zanahorias de considerable duración. La zanahoria debe comerse cruda y a diario. Rallada cruda y con jugo de limón resulta exquisita para acompañar las ensaladas e incluso tomada sola.
Las zanahorias se recomiendan en especial a los niños y a los jóvenes, pues proporcionan a la sangre y a todos los Órganos, los elementos necesarios para el sano y vigoroso crecimiento y desarrollo del cuerpo. Estos elementos son indispensables para la formación y conservación de los huesos, para tener buenos nervios, dientes sanos y lindos cabellos.
Las hojas secas de la zanahoria constituyen un excelente y eficaz remedio contra las dolencias hepáticas. Del mismo modo, las semillas de esta planta proporcionan un buen alivio en caso de trastornos digestivos.
Cuantos sufren de catarros, tos, bronquitis, asmas, hallaran un gran alivio y, perseverando, la curación, si practican una cura de zanahoria de considerable duración, tomando también el jugo de zanahoria cruda, al cual se le puede añadir bastante cantidad de miel pura de abejas.
Las zanahorias ralladas crudas se prestan también para cataplasmas, que se aplican sobre heridas, grietas en las piernas, en los brazos o en las manos, afecciones de la piel, hinchazones, quemaduras, granos, erupciones, etc., que alivian los dolores y curan. Para convencerse de ello, no hay más que probarlo.
Sabiendo el gran contenido vitamínico y de sales minerales de la zanahoria, y su acción como tónico vivificante natural, se comprende fácilmente que la zanahoria sea indispensable para las mujeres embarazadas y para las madres lactantes.
La ingestión de la zanahoria por parte de la madre, provee de buena sangre al niño que está por nacer, y a la madre lactante le proporciona leche excelente con que alimentar al niño en sus primeros meses.
De manera que las madres tienen en la zanahoria, tomada en abundancia, un excelente medio para mejorar y aumentar la sangre, y, por consiguiente, también un medio para tener mejor y más abundante leche.
El que quiera conservar la salud o el que la ha perdido y quiere recuperarla, debe hacer por lo menos una vez al año una cura de zanahorias.
¿Cómo se realiza una cura de zanahorias?
Se toman zanahorias frescas, se lavan bien y se pasan por la máquina exprimidora o se rallan con un rallador común, y luego se exprime la masa resultante haciéndola pasar por un lienzo fino o por un colador. La masa que queda se puede aprovechar para tomarla aliñada con limón junto con la ensalada en las comidas.
Cada hora se toman de cinco a siete cucharadas de  jugo de zanahorias, que se prepara nuevo cada día; también, si uno se despierta por la noche, puede tomar un poco. Si ha sobrado un poco de jugo del día anterior, no debe aprovecharse, pues ha perdido gran parte de sus propiedades.
El jugo debe guardarse siempre bien tapado. No se deje nunca la cuchara en contacto con el mismo, pues podría producirse un envenenamiento, por la reacción del metal de la cuchara con el jugo.
Mientras se hace la cura de zanahorias, hay que comer muchas ensaladas (lechuga, escarola, rabanitos, tomate, pimiento, cebolla, remolacha, aceitunas negras, etc.), mezcladas con plantas silvestres (ortigas, amargón, lengua de vaca, borrajas, verdolaga, etc.), todo preparado lo
más natural posible, sin sal y sin vinagre, y sólo un poco de aceite puro de oliva. Va bien añadir un poco de zumo de limón en sustitución del vinagre.
Al propio tiempo, en tanto dura la cura, conviene comer cada día puré de patatas, a si es  posible patatas nuevas. Las patatas se cocinan con la piel, luego se mondan y se prepara el puré. Las patatas son muy ricas en bases; absorben las sustancias  morbosas y 125 toxinas y las eliminan del organismo mediante la evacuación. Por eso es tan recomendable el puré de patatas.
Tómese cada mañana y cada noche una tacita de jugo de las plantas silvestres citadas. Se trinchan, después de haberlas lavado bien, pasándolas por una máquina exprimidora,
El vinagre debería ser desterrado por completo de la cocina y de la mesa, pues tiene un efecto muy perjudicial. El vinagre destruye los glóbulos rojos de la sangre.
--------------------------------------------------------------------
Zanahoria. - Es la zanahoria uno de 105 vegetales mis indicados para ser tornado crudo y debidamente lavado, ya que su rnasticacion limpia los dientes y desarrolla los músculos: rnasticadores . Por su riqueza en vitaminas y sales minerales ayuda a la formación de glóbulos rojos, v combate y previene de numerosas  enfermedades: vista, riñones, depuradora de la piel e irregularidades intestinales
---------------------------------------------------------------------

Fuente: Guía de medicina natural – Carlos Kozel