Guía de medicina natural – Carlos Kozel -Zanahoria y la sal

Guía de medicina natural – Carlos Kozel
Zanahoria y la sal
La sal no es necesaria en los vegetales , pues todos 105 vegetales
crudos contienen sales naturales, del mismo modo que el azúcar natural
de las frutas hace innecesario el azúcar refinado artificial.
La sal, sobre todo usada en abundancia, es muy perjudicial para la
salud pues puede provocar diversas enfermedades: de los riñones, del
hígado, de la vejiga, de la piel. También la ictericia puede tener su
origen en un consumo excesivo de sal. Las afecciones e impurezas de la
piel del cuerpo y del cutis, son provocadas casi siempre por el uso de
condimentos fuertes y por la ingestión de comidas saladas.
Nuestros amables lectores habrán comprendido que en la cocina
vegetariana jamás debe usarse el vinagre y los condimentos fuertes, tales
como la pimienta, la mostaza, el clavo, la guindilla (ají o chile), solo es
tolerable el empleo de un poco de sal de cocina. Para guisar, la cocina
vegetariana dispone de muchos condimentos naturales que, además de
ser muy sanos, son riquísimos. Tales son: el ajo, la cebolla, el tomate,
las finas hierbas, el orégano, el tomillo, el laurel, etc.
El excesivo uso de sal produce la acidificación de los jugos gástricos
y de la sangre, impide además a los órganos internos aprovechar
totalmente las vitaminas y sales minerales que recibe e1 cuerpo comiendo
cosas naturales, obstruye las células e impide su buena nutrición.
Basta decir que la ingestión de 250 gramos de sal de una sola vez puede
producir la muerte, para que se mire con prevención el consumo de sal,
limitándolo a lo estrictamente indispensable y suprimiéndolo totalmente
cuando el caso lo requiere; por ejemplo, en todas las afecciones del
aparato renal y en muchas afecciones del hígado y de las vías biliares.
Por otra parte, el consumo excesivo de sal facilita extraordinariamente
el agravamiento de enfermedades tales como el reumatismo y la gota.
Conviene hacer cada año la cura de zanahorias propuesta, haciéndola
durar varias semanas. Mientras dure esta cura, el régimen alimenticio
del individuo debe ser estrictamente vegetariano. A la vista de los
excelentes resultados, es casi seguro que una vez terminada la cura, el
que haya hecho la prueba, seguirá con la mejor voluntad y excelente
ánimo el régimen natural que se impuso durante la misma. solo se
necesita un poco de voluntad y un cierto dominio de s i mismo, para
proseguir con tan saludable manera de vivir. La bendición que brota de
ella no se puede pagar con todo el oro del mundo, pues no hay riqueza
que se pueda comparar con la salud.
Un buen auxiliar para seguir la senda del vegetarianismo es nuestro
libro de cocina: "La salud depende de la cocina." Nos alegraría que
todas aquellas personas que a través de nuestros libros han pasado a
formar parte de la gran familia vegetariana, nos escribieran unas líneas.
No podernos terminar este articulo sin hacer resaltar una de las
propiedades más importantes de la zanahoria. Gracias a su gran contenido
en vitamina A, la zanahoria resulta un poderoso remedio para las
enfermedades de la vista.
No solamente cura toda clase de inflamaciones, conjuntivitis, etc.,
sino que fortifica enormemente la vista y aumenta la agudeza visual.
Todos los que padezcan de alguna enfermedad o de algún defecto de la
vista, tienen en la zanahoria un remedio sencillo, eficaz, seguro y al
alcance de todos los bolsillos. Pruébelo, si es éste su caso, y se convencerá.
Naturalmente (y la observación es muy importante), la zanahoria
será eficaz siempre que se adopte al propio tiempo un r6gimen alimenticio
vegetariano racional y equilibrado.
Fuente: Guía de medicina natural – Carlos Kozel