Plantas venenosas

 Plantas con una merecida mala fama
Entre las plantas más conocidas por su toxicidad destacan la hiedra, la cicuta, la ortiga y el ricino.
La hiedra es una planta trepadora y tapizante, muy habitual en jardines y parques. De hoja perenne y perteneciente a la familia de las Araliáceas, tiene hojas pecioladas, alternas y persistentes, de color verde oscuro, con formas muy variadas, desde ovaladas o elípticas cerca del racimo, hasta triangulares y con 3 o 5 lóbulos. Sus flores son pequeñas, de color verde y poco vistosas. El simple contacto de las hojas con la piel puede provocar enrojecimiento, dermatitis y, en los casos más graves, pequeñas ampollas. Esta planta tiene unas pequeñas bayas globulosas de color verde amarillento cuando están inmaduras y negro, cuando han madurado. Estos frutos no se deben ingerir nunca, ya que provocan diarreas, vómitos y náuseas.

Entradas populares de este blog

Coplas de Nutrición

COPLAS DE NUTRICIÓN