Medicina Natural al Alcance de Todos 6/ TODA DOLENCIA ES DE NATURALEZA FUNCIONAL Y NO MICROBIANA

Medicina Natural al Alcance de Todos

6/ TODA DOLENCIA ES DE NATURALEZA
FUNCIONAL Y NO MICROBIANA
“En lugar de estudiar alimentación y desintoxicación del cuerpo humano,
hemos estado estudiando gérmenes... el mundo está en un camino errado.
Libremos al cuerpo de sus toxinas y alimentémoslo correctamente y estará
Hecho el milagro de la salud”
Dr. Arbuthnot Lan.

Como lo define el diccionario, Salud es el estado de normalidad funcional de nuestro organismo.
Constituye un fenómeno positivo y de naturaleza única.
Enfermedad es la manifestación de desarreglo funcional del cuerpo, o sea, alteración de la salud,
un fenómeno negativo también de naturaleza única. Así que no hay enfermedades sino enfermos y
tampoco hay enfermedad local, sino como efecto del desarreglo general. La diversidad de síntomas es determinada por la herencia, la edad, el sexo, la ocupación, la costumbre, el clima, etc. Salvo accidente, el cuerpo no se enferma por parte: o está sano o integralmente enfermo.
Aunque el accidente y la enfermedad se caracterizan por la alteración mayo o menor del funcionamiento del organismo afectado.
Pero si la enfermedad y el accidente tiene afectos análogos, su origen es diferente. El accidente supone una causa externa, ajena al individuo, mientras que la enfermedad obedece a una causa interior, propia del sujeto que la sufre.
Las enfermedades, pues, no vienen de fuera, como las supuestas infecciones, sino que se
originan en el interior de nuestro cuerpo siempre por alteración digestiva.
La enfermedad es la sanción que nos impone la Naturaleza por la trasgresión de sus leyes que rigen la vida. Mediante el dolor nos vemos obligados a enmendar rumbos. También representa una crisis, reacción defensiva del organismo que procura, expulsar las impurezas que le perjudican y que siempre se adquieren por nutrición no natural.
Atribuir la enfermedad a la infección microbiana es darle un origen análogo al accidente, lo que
contradice la razón y nuestra experiencia. Como veremos más adelante, los microbios son agentes
de vida y no de muerte.
Aun la herencia no es causa de alguna enfermedad específica. La Iridología demuestra que los padres transmiten a sus hijos la calidad de su sangre y la contextura de sus organismos, pero no una dolencia determinada. Si las enfermedades se heredasen, la especie humana ya hubiera desaparecido de la faz de la Tierra.
Una vida juiciosa con nutrición adecuada y eliminaciones activas, regenerará la composición de la sangre heredada por los hijos de padres, que intoxicaron su organismo con una vida de errores o
vicios. La escuela primaria debería enseñar a los niños a ser guardianes de su salud.
El ejemplo de los animales que viven en libertad y son guiados por su instinto nos enseña cómo
obrar de acuerdo con las leyes naturales es garantía de que la salud sea algo corriente y ordinario. En cambio, el hombre, al haber degenerado su instinto, es víctima de errores individuales y colectivos que lo llevan a vivir en conflicto diario con la Naturaleza. Por eso la falta de salud es el estado habitual en el ser humano.
El concepto de enfermedad que atribuye ésta a la infección microbiana, pretende hacer desaparecer los males del hombre mediante procedimientos extraños al enfermo, medicamentos, cirugía, vacunas, etc. En cambio, nuestro método busca el remedio de sus males, cualquiera que sea el nombre de su dolencia, en el régimen higiénico del individuo.
La vida se desarrolla y mantiene por la incorporación a nuestro organismo de las energías y substancias necesarias a su economía y, además, por la oportuna eliminación de lo gastado, inservible o perjudicial. Así pues, la vida orgánica descansa en la nutrición y la eliminación . Cuando estas funciones son normales, el organismo estará sano y viceversa.
A través de los pulmones y la piel introducimos en nuestro cuerpo las substancias y energías del
ambiente que nos rodea: el aire, la luz, el sol, el magnetismo, la electricidad y las energías de todo tipo. Por el aparato digestivo incorporamos los elementos de la tierra, directamente tomados de las
frutas y vegetales que comemos, e indirectamente en los productos animales. También con el aparato digestivo, más los riñones, se efectúa la eliminación de los desechos de la actividad orgánica.
Nuestro organismo es análogo a un motor de combustión interna. Para que este motor funcione
normalmente necesita estar bien “alimentado” con aire, gasolina y aceite. Además, precisa limpieza
general y una activas eliminación de los desechos, de ser posible con un escape libre. Finalmente,
es indispensable la adecuada refrigeración para evitar calentamiento y la dilatación de los cilindros
pues de otro modo se destruirían.
Esto mismo ocurre con el cuerpo humano. Para que exista salud es preciso una buena nutrición con aire y alimentos adecuados, lo mismo que una correcta eliminación por la piel, los riñones y los intestinos. Finalmente, también es indispensable la refrigeración del interior del vientre para evitar las putrefacciones intestinales que desnutren e intoxican al individuo, debilitando su fuerza y adelantando su muerte. De acuerdo con esto, los sistemas que pretenden triunfar sobre las dolencias del hombre con simples regímenes alimenticios o dietéticos están condenados al fracaso, porque ignoran que la digestión requiere de la temperatura normal del aparato digestivo para ser fuentes de sangre pura y vida sana.
Sabemos que un motor que se calienta en exceso, dilatando sus cilindros, produce la fricción que
dificulta el trabajo y conduce a la destrucción de sus partes. Igualmente, la fiebre interna, que en grado variable es común a todo enfermo, congestiona, debilita y destruye los órganos internos, al
mismo tiempo que altera y dificulta las importantes funciones de la piel y los pulmones.
La nutrición normal (frutas crudas y semillas de árboles) no exige esfuerzo al organismo, lo que
significa que tampoco altera las temperaturas del cuerpo que respira aire puro por los pulmones y
la piel. Esa nutrición proporciona lo que necesita el organismo sin dejar impurezas en él y supone
eliminaciones normales. Por esto es que la salud en última instancia depende de la nutrición. La
nutrición inadecuada que exige un excesivo y prolongado trabajo del aparato digestivo es causa de
fiebre interna y, por esa vía, de la producción de sangre impura. Esto rebaja la energía vital del
individuo y origina las diversas anormalidades que se clasifican como enfermedades.
La enfermedad, pues, cualquiera que sea su nombre o manifestación, siempre está constituida por
alteración, mayor o menor, de las funciones de nutrición y eliminación, causada por la fiebre interna del vientre.
Se comprende, entonces, que el punto de partida y laboratorio que origina y mantiene toda dolencia siempre está en el vientre.

Fuente: Medicina Natural al Alcance de Todos
MANUEL LEZAETA ACHARAN
Proyecto
Digitalización:
- Instituto Estudios Salud Natural de Chile
- Eco-Granja-Hôma de Olmué Digitalizado

GINSENG SIBERIANO

Resultado de imagen para ginseng siberiano   Resultado de imagen para ginseng siberiano

GINSENG SIBERIANO
• Nombre científico: Eleutherococcits senticosus (1)
• Principios activos:
Eleuterósidos:
*A (daucosterol, glicósido de betasisterol)
*B (heterósido de la isofraxidina)
*E (heterósidos del siringorresinol)
*M (saponósidos derivados del ácido oleanólico)
*D, I, K, L (1).
• Indicaciones:
Estrés, fatiga, hipotensión, anemias, depresión, astenias. Coadyuvante en el tratamiento de diabetes del adulto. Mejora el rendimiento de deportistas (1,2) y la capacidad de concentración de estudiantes. Por su efecto estrogénico, puede utilizarse en el tratamiento de los síntomas asociados con el climaterio femenino (1).
Se reporta su uso como adaptógeno (2).
• Acción farmacológica:
Como adaptógeno, estimula el sistema nervioso central, aumenta el rendimiento físico e intelectual, incrementa la resistencia inespecífica a las enfermedades, reduce la frecuencia de las enfermedades debidas al frío o la fatiga (1,2). Se cree que el contenido de eleuterósidos es el responsable de la capacidad del ginseng siberiano para promover una adaptación al estrés; además los polisacáridos presentes actúan como inmunoestimulantes (2). Efecto antidepresivo (1).
Estimula la función endocrina de las glándulas sexuales y cápsulas suprarrenales; gonadotropa sobre la próstata y vesículas seminales (1).
Interviene el metabolismo de los glucósidos: aumenta la tolerancia a la glucosa y reduce el gasto de glucógeno. Estimula hematopoyesis. Además actúa como antiinflamatorio y vasoprotector: disminuye la permeabilidad de las paredes capilares (1).
• Posología:
- Extracto seco (5:l): 0.2 a l.0 gramos por día.
- Extracto fluído (1:1): 30 gotas, una a tres veces al día.
- Tintura (1:10): 50 a 100 gotas, 1 a 3 veces al día.
- Polvo: 0.5 a 1,0 gramos, 1 a 3 veces al día (1)
• Efectos secundarios:
Son raros, en algunos cases producen somnolencia diurna o bien alteraciones del sueno al tomarlo por la noche. Se ha descrito un efecto estrogénico (1).
• Precauciones-Contraindicaciones:
Preescribir tratamientos discontinuos de 1-3 semanas con descanso 3-6 semanas. Se recomienda no administrar durante la segunda parte del ciclo menstrual, ni en casos en que no convenga el efecto estrogénico. Tener en cuenta el contenido alcohólico del extracto fluído y de la tintura (1).
Se debe usar con precaución en pacientes que consuman productos estimulantes, como los descongestionantes y la cafeína (2).
Contraindicado en casos de hiperestrogenismo, hipertensión arterial maligna, taquicardia paroxística, estados febriles, infarto al miocardio, trastomos en el ritmo circadiano (l).
Basado en su actividad farmacológica, se debe usar con precaución en paciente con hipetensión o que tomen agentes antihipertensivos, así como en aquellos con riesgo de hipotensión y pacientes geriátricos (2).
Como altera la regulación de la glicemia (1,2), se debe usar con precaución en pacientes diabéticos o aquellos predispuestos a sufrir hipoglicemia. Se pueden potenciar los efectos de los hipoglicemiantes orales, por tanto se deben monitorear los niveles de glucosa en sangre (2).
Puede alterar la función plaquetaria. Esta contraindicada en los individuos con sangrados activos, debido por ejemplo a una úlcera péptica y hemorragia intracraneal. Usar con precaución en individuos con historia de sangrados, desórdenes hemostáticos y problemas de coagulación relacionados con medicamentos. Usar con precaución en personas que toman anticoagulantes, incluyendo warfarina, ácido acetil salicílico AINE's o agente antiplaquetarios (ticlopidina, clopidrogel) (2).
• Interacciones:
Incompatible con tratamientos a base de alcaloides de la rauwolfia, bloqueadores de canales de calcio (verapamilo, nifedipina) digitálicos, etionamida, griseofulvina, metildopa, fenotiazinas o esipirinolactonas (1), barbitúricos, anticoagulantes, agentes antiplaquetarios, insulina, hipoglicemiantes orales, antihipertensivos y estimulantes del SNC (2).


Fuente: Centro Nacional de Información de Medicamentos (CIMED). INIFAR. Facultad de Farmacia. Universidad de Costa Rica.CIMED. 56
Serie de Actualización Profesional CIMED 2002. Teléfonos: (506) 207 5495 – 207 3330. Fax: (506) 207 5700.
Email: cimeducr@cariari.ucr.ac.cr

CEDRO Uso medicinal

Resultado de imagen para CEDRO Uso medicinal

CEDRO
Uso medicinal
Diarrea: Tomar el cocimiento de la corteza.
Dolor de muela: Aplicar la resina en la cavidad de la muela.
Espasmos: Tomar la infusión de las flores.
Heridas de la piel: Tomar el cocimiento de la corteza y lavar las heridas.
Leishmaniasis o uta: Tomar el cocimiento de la corteza y lavar las heridas.
Malaria: Tomarla corteza macerada en aguardiente.
Mordedura de serpiente: Tomar el cocimiento de la corteza y aplicar la ceniza de la corteza sobre la
mordedura. Orquitis: Aplicar el cocimiento de la corteza en forma de lavados.
Tos: Tomar la maceración en alcohol del tallo.
Ulceras dérmicas: Aplicar el polvo obtenido de la resina.
Otros usos
El tronco es maderable y muy cotizado en trabajos de carpintería fina.

Fuente:  Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana,
Para hacer posible esta publicación, se contó con el impulso y el apoyo técnico y
financiero del Proyecto RLA/92/G/32 Capacitación para el Uso Sostenible de la
Biodiversidad Amazónica, con fondos del GEF/PNUD, que se ejecuta en el marco
del Tratado de Cooperación Amazónica y con el apoyo financiero del Programa
Regional de Apoyo a los Pueblos Indígenas de la Cuenca del Amazonas y la
Corporación Andina de Fomento (FIDA/CAF).
Yolanda Guzmán Guzmán
Presidenta

GUIA DE MEDICINA NATURAL - CARLOS KOTZEL SOJA O SOYA

GUIA DE MEDICINA NATURAL - CARLOS KOTZEL
SOJA O SOYA

100 grs. de soja contienen las siguientes sales minerales:
Calcio ................. 200 mg.
Potasio ................ 1.700
Magnesio ............... 240
Hierro . . . . . . . . . .9-1 1
Cloro ................. .......23
Con la soja se preparan productos dietéticos altamente recomendables: polenras, quesos, sírlsas, sopas, etc., y especialmente la leche de soja, producto natufal muy apreciado por los pueblos del Asia oriental, y empleado especialmente en !a alimentación de niños, ancianos y enfermos.
Para extraer la leche de soja, se muelen lar semillas previamente remojadas en agua durante 20 a 24 horas, y luego se filtra, siendo la leche el liquida que se obtiene.
La harina integral de soja es de color amarillento (como la tez de los habitantes de su pais de origen) y posee un agradable sabor a nueces.
Ha de guardase dentro de recipientes bien cerrados, en sitio seco y fresco.
Los granos de soja, pueden utilizarse lo mismo que las legumbressecas usuales, para su uso siga las siguientes instrucciones:
Se pone a remojar en agua fria durante 1 2 horas la cantidad que se desee usar. Se cuece a fuego lento de 2 a 3 horas (si se utiliza olla a presión bastan 25 minutos) y se añade sal y aceite. Pudiendo mezclar al mismo tiempo toda clase de verdura o cereales según gusto.
Tanto con los granos de soja como con la harina integral de soja se pueden preparar un sin fin de platos muy agradables, asi'como dulces y pasteles.
La soja, no solamente es un precioso e inigualable alimento, sino que ademds posee valiosas propiedades terapiuticas que la hacen imprescindibte en la planificación del régimen alimenticio de numerosas dolencias y estados carenciales. En la alimentación de niños raquíticos o débiles, que necesitan una gran cantidad de sustancias nutritivz y activas para su perfecto desarrollo; en las enfermedades infecciosas, particularmente en la tuberculosis, en las afecciones tumorales, como el cáncer; en los diversos tipos de anemia; en los tractornos de las glándulas de secreción interna; en las hipofunciones de las glándulas intestinales; en la convalecencia de enfermedades agotadoras y en muchlsimos otros casos, la soja, además de precioso alimento, es una medicina benéfica.
Para los que padecen de debilidad nerviosa, la soja es un alimento-medicamento
muy indicado, debido a su contenido en lecitina, así como en ácido fosfórico, sustancias que son de gran importancia para el cerebro y el hígado.
La leche de soja puede ser un elemento terapéutico en las afeccie nes debidas al consumo de leche animal, así como en el asma, la bronquitis crónica y en las anginas. Finalmente, recordemos, según hemos apuntado  arriba, que la soja y sus productos son muy convenientes a los que padecen de diabetes.
Los pueblos asiáticos citados al principio tienen en la soja su alimento básico; a ella, y a un régimen de vida austero, deben su reconocida fortaleza corporal y probada inteligencia. Muchos de estos pueblos utilizan la leche de soja en lugar de la leche animal en la alimentacihn
infantil. De ella se obtiene una especie de mantequilla denominada en japonés "miso", un requesón ("tofu") y una salsa muy estimada entre los japoneses que le dan el nombre de "shoyu".
La soja tiene también efectos curativos si se aplica en forma de cataplasma sobre tumores, hernias, etc. A este fin, se muele y reduce a harina previamente.
En Europa todavia no se ha generalizado el empleo de la soja como alimento cotidiano si bien es de uso corriente el aceite de soja, generalmente importado de los Estados Unidos. Sin embargo, su cultivo empieza a extenderse en el viejo continente después que se han hallado variedades que se adaptan a las especiales condiciones cl imatolbgicas de estas regiones.
En el siglo XVI II, la patata, introducida en Europa por el agrónomo francés Parmentier, revolucion6 por completo la atimentacidn de las gentes, especialmente de las masas popu t ares; puede que pronto ocurra lo propio con la soja.
Por el momento, podemos encontrar productos dietéticos a base de soja, particularmente la llamada carne vegetal, la harina integral de soja y el grano mismo de soja, en los establecimientos dedicados a la venta de alimentos de régimen. Esperemos que dentro de poco, nuestras amas de casa, convencidas de las maravillosas propiedades alimenticias y curativas de la soja, la exijan a sus proveedores habituales, y hagan arnptio uso de ella en la confeccion de los platos que constituyen el cotidiano menú de la familia.

Fuente: GUIA DE MEDICINA NATURAL - CARLOS KOTZEL

El debilitamiento de la piel

Resultado de imagen para El debilitamiento de la piel

Medicina Natural al Alcance de Todos
MANUEL LEZAETA ACHARAN
El debilitamiento de la piel recarga el trabajo de las mucosas a donde se dirigen las materias malsanas que no son llevadas a los poros, debido al mal riego sanguíneo de la superficie del cuerpo. Forzadas las mucosas a realizar un trabajo extraordinario, progresivamente se irritan, congestionan y afiebran.
Lo expuesto nos explica los resfriados, catarros, pulmonías e inflamaciones internas en general.
El resfriado es precisamente un agudo desequilibrio térmico, caracterizado por frío externo y fiebre
en las entrañas. El proceso congestivo e inflamatorio se acentúa de preferencia en los órganos más débiles por predisposición personal o mal régimen de vida.
El desequilibrio térmico llega a su máximo grado en el enfermo moribundo, pues mientras el frío se apodera de su piel y extremidades, la fiebre lo consume por dentro, como lo comprueba su pulso agitado y la inflamación interna que refleja el iris de sus ojos.
Así como a la piel anémica corresponden mucosas congestionadas y afiebradas, el trabajo activo
de la piel descongestiona, refresca y vitaliza las mucosas.
Las enfermedades eruptivas como el sarampión, la viruela, la escarlatina, etc., están destinadas a
purificar el organismo, que antes estaba crónicamente enfermo. En la misma medida que brota el
mal sobre la piel, el interior del cuerpo se descarga de materias morbosas. Al sofocar las erupciones de la piel las materias dañinas buscan su salida por las mucosas produciendo gravísimas inflamaciones y congestiones en los tejidos pulmonares, bronquiales, renales y de los sistemas circulatorio y nervioso.
Lo anterior explica que las afecciones agudas sin fiebre externa sean las más graves y difíciles
de curar.
Los enfermos crónicos, cuya vitalidad está consumida por la intoxicación y por el impotente esfuerzo defensivo de la naturaleza, suelen mostrar una temperatura externa axilar de 35 grados, mientras que la fiebre interna, de alrededor de 40 grados o más se manifiesta por la tremenda actividad del corazón con un pulso de 120 o más latidos por minuto.
Como se ve en este caso, el termómetro puede conducir a error en cuanto a la fiebre se refiere, mientras que el pulso es una guía segura para comprobar la temperatura normal o anormal del cuerpo humano, de acuerdo con mi doctrina, salvo en el caso de que haya daño en los nervios por causa de intoxicación intestinal medicamentosa.
Existe una relación estable entre la actividad del corazón y la temperatura interna del cuerpo. En estado de reposo, en un adulto, 70 pulsaciones por minuto corresponden a un calor de 37 grados
centígrados al interior de su vientre; 80 pulsaciones, acusan temperatura por encima de 37.5
grados; 90 pulsaciones revelan que la fiebre ha subido a 38 grados; a 100 pulsaciones corresponde una fiebre de 39 grados; 110 pulsaciones hablan de 39.5 grados y con 120 pulsaciones la temperatura ha llegado a 40 grados. A medida que aumenta la temperatura al interior del vientre se aumenta la actividad del corazón aun cuando el termómetro bajo el brazo no registre calor anormal.
El pulso inferior a 70 revela debilidad nerviosa por intoxicación intestinal o medicamentosa. Por otro lado, en los recién nacidos, normalmente, las pulsaciones llegan hasta 150 por minuto; a los tres años su número normal es de 100 y a los catorce de 75 para reducirse a 70 a los 20 años.
Pasados los sesenta años el pulso se acelera hasta 80 pulsaciones por minuto debido al aumento del calor interior del cuerpo por anemia de la piel.
Además F iedber lea lcoaclaeln. t ura o fiebre interna, que se origina y mantiene en el intestino, se presenta generalmente en los enfermos una calentura o fiebre local, en la zona u órgano directamente
comprometido en el desarreglo general que siempre arranca en el aparato digestivo. Así, si nos
clavamos una espina en un dedo, pronto notaremos la inflamación local con aumento de la temperatura en el punto afectado. Lo mismo sucede en la pulmonía, la nefritis, la apendicitis, el
reumatismo agudo, etc. El tratamiento curativo deberá contemplar estos dos aspectos del desequilibrio térmico que se requiere normalizar para obtener toda curación o, mejor dicho, vuelta a la salud.
El frío habitual en la piel, pies o manos denuncia fiebre interna con deficiente circulación de sanguínea exterior; la sangre que falta en estas regiones está congestionada al interior del
organismo y sobre todo en el vientre.
La calentura o fiebre interna que jamás llegan a conocer los facultativos rutinariamente guiados por el termómetro, es el enemigo que debemos combatir en todo enfermo, en lugar de perseguir al microbio, que siempre está bien donde la Naturaleza lo ha colocado.
Tengamos siempre presente que a 37 grados de calor en el cuerpo no hay virulencia en ningún
microbio, como se explicará más adelante.

Fuente: Medicina Natural al Alcance de Todos
MANUEL LEZAETA ACHARAN

GINSENG COREANO

Resultado de imagen para ginseng coreano   Resultado de imagen para ginseng coreano


GINSENG COREANO
• Nombre científico: Panax ginseng, Panax quinquefolium
• Principios activos:
La composición de la planta depende de la especie de ginseng, la edad de la raíz, la estación y el método de curación de la raíz (2). Esta planta contiene vitaminas B y C, saponósidos triterpénicos (3%) entre los que se encuentran los ginsenósidos Rg1, Rc, Rd, Rb1, Rb2, Rb0, también llamados panaxósidos A, B, C, D, E y F, los cuales son compuestos semejantes a los esteroides, generalmente ligados a azúcares (1,2). Debido a que los panaxósidos se encuentran en mínimas cantidades y son difíciles de purificar a gran escala, las preparaciones se hacen utilizando la raíz entera (2).
La planta contiene trazas de aceite esencial: limoneno, citral, terpineol poliacetilenos (ginsenoínas A-K); fitosteroles (beta-sitosterol), fitoestrógenos (estrona) y sales minerales (1).
• Farmacología:
Se cree que los ginsenólidos actúan por medio de receptores hormonales en el hipotálamo, glándulas pituitarias y otros tejidos. Estas sustancias estimulan la secreción de ACTH, lo que lleva a un aumento en la liberación de precursores de hormonas adrenales y de las hormonas adrenales, incluyendo el cortisol.
La evidencia sugiere que el ginseng disminuye los niveles de cortisol en sujetos diabéticos, sin embargo los aumenta en los pacientes no diabéticos (1,3). También estimulan la trascripción del ARN, la síntesis proteíca y la producción hepática de colesterol (2,3).
Las saponinas triterpénicas aparentemente mejoran la resistencia y el aprendizaje. Estos compuestos también contribuyen con las propiedades sedantes y antihipertensivas del ginseng. Los efectos del ginseng se cree que son dosis dependientes, ya que a altas dosis tiene un efecto hipotensor, mientras que a dosis bajas, aumenta la presión sanguínea (3).
Se ha reportado que el ginseng tiene un efecto inmunoestimulante sobre el sistema reticuloendotelial, disminuye la pérdida de peso y estabiliza el número de glóbulos blancos durante la quimioterapia y puede acelerar la recuperación postquirúrgica (3).
El ginseng ejerce una acción "adaptógena", estimulando el sistema nervioso central, con un efecto tónico general e incrementa la resistencia inespecífica a las enfermedades. Genera también un acción antiestrés (1,4).
Además de ser hipocolesteromiante, es ligeramente hipoglicemiante, hipertensor, tónico cardiaco y antirradicales (1).Se le considera afrodisíaco (1).
Efectos a nivel de las funciones cognoscitiva:
La unión a receptores nicotínicos, se ha asociado a los desórdenes cognocitivos relacionados con la edad, por tanto la estimulación de estos receptores en el SNC, ha demostrado ser beneficiosa contra tales desórdenes. Un componente no ginsenósido de la planta, ha demostrado tener afinidad por los receptores nicotínicos. Por otra parte, los ginsenósidos Rg2 y Rg3, bloquean los receptores nicotínicos de acetilcolina y los del GABA, lo cual resulta en un efecto inhibidor de la secreción de catecolaminas, inducida por la acetilcolina. Se observan los diferentes efectos del Panax ginseng, de allí sus diversas aplicaciones farmacológicas (6).
Efectos antineoplásicos:
Un componente del ginseng llamado protopanaxadiool ha demostrado inhibir la proliferación de las células del adenocarcinoma pulmonar, resistentes al cisplatino (6).
Efectos oxidantes:
Los efectos antioxidantes del ginseng protegen al DNA y a las proteínas de los daños oxidativos causados por los radicales libres. Dicha actividad antioxidante a su vez provee un efecto hepatoprotector, al aumentar la actividad de la peroxidasa gluationa hepática. Esta intervención antioxidante del ginseng se ve aumentada por una débil recaptura de los radicales libres, así como por la estimulación endotelial de la óxido nítrico sintaza en el tejido cardíaco (6).
Efectos antiplaquetarios:
Algunas de las sustancias que ejercen este efecto son el panaxynol y los ginsenósidos Ro, Rg1 y Rg2, entre otros. El panaxynol inhibe la agregación, liberación y la síntesis de tomboxano de las plaquetas, mientras que los ginsenósidos suprimen solo la liberación de las mismas (6).
Efectos antivirales:
El ginseng induce la producción de interferones, aumenta la actividad de las células “killer” y estimula la inmunidad mediada por células (6).
Disminución de los niveles de alcohol:
La propiedad del ginseng de disminuir los niveles de alcohol en sangre pueden ser atribuidos a varios mecanismos. La planta aumenta la actividad de la alcohol dehidrogenasa, y disminuye la acción de la aldehído deshidrogenasa, debido a una inducción del sistema microsomal de oxidación del alcohol. Por tanto el aclaramiento del alcohol se ve aumentado.
Los ginsenósidos, por su parte, disminuyen las concentraciones séricas del alcohol, al retrasar el vaciado gástrico (6).
Efectos cardíacos/hipolipidémicos:
Las saponinas del ginseng activan a la lipoproteín lipasa, una enzima que reduce a los quilomicrones y a las lipoproteínas de muy baja densidad (VLDL), con lo cual se experimenta un descenso en los niveles de colesterol y triglicéridos (6).
Los ginsenósidos han demostrado tener una actividad negativa cronotrópica y actividad negativa y positiva inotrópica en el corazón. Las propiedades anti-arrítmicas del Rg1 consisten en una prolongada refractoriedad y repolarización ventricular, así como un aumento en el umbral de fibrilación ventricular (6).
Efectos misceláneos
La estimulación de la secreción de la corticotropina, así como un aumento en la síntesis de RNA hepático y de las proteínas, son efectos de los glicósidos saponínicos del ginseng. Los ginsenósidos también estimulan la liberación de insulina e incitan a los receptores de la insulina a aumentar los efectos hipoglicemiantes. El ginseng, también disminuye la glicemia, por medio del metabolismo relacionado con receptores adrenérgicos (6).
El ginseng disminuye las concentraciones de ácido láctico y estimula otras enzimas respiratorias en la cadena de transporte de electrones, para promover la oxidación aeróbica. Las saponinas han demostrado que son capaces de aumentar la capacidad eréctil mediada por el factor relajante derivado del endotelio (óxido nítrico) así como una mejoría neurofisiológica periférica (6).
• Estudios clínicos:
Funciones cognoscitivas:
Un estudio randomizado, a doble ciego y con placebo como control, fue puesto en marcha, para evaluar el efecto del ginseng sobre las funciones cognoscitivas en un período de 8 semanas. Se registraron 112 voluntarios sanos, todos mayores de 40 años. El primer punto fue el cambio en el puntaje de cada prueba o test cognoscitivo evaluados al principio del estudio y después de 8 semanas. Se mostraron mejorías significativa al administrar 400mg de ginseng/día, en comparación con el placebo, como por ejemplo en el pensamiento abstracto; además surgió una tendencia a presentar tiempos de reacción simples más rápidos. No hubo diferencias entre ambos grupos en cuanto a concentración, memoria o experiencias subjetivas (6).
Hipoglicemia
El efecto del ginseng sobre la glicemia fue demostrado un estudio a doble ciego, con placebo como control, que incluyó a 36 pacientes recién diagnosticados con diabetes mellitus tipo II. Dosis de 200mg de ginseng mejoraron la hemoglobina glicosada, las concentraciones de propéptidos aminoterminales y la actividad física, después de 8 semanas de terapia. Dosis de 100mg y 200mg por día, elevaron el estado de ánimo, así como el desarrollo psico-social y disminuyeron los niveles de glucosa post-pandrial y el peso corporal (6).
Antviral
Las propiedades de un extracto estandarizado de la raíz de ginseng, para inducir una mayor respuesta inmune después de la vacunación contra la influenza, fueron evaluadas en 227 voluntarios, en un estudio randomizado, a doble ciego y con placebo como control, en un período de 12 semanas. Dosis de 100mg/día de ginseng fueron administradas durante las 12 semanas, con una vacuna anti-influenza polivalente aplicada en la cuarta semana. Se registraron menos casos de influenza y/o resfriado común en el grupo tratado; así mismo hubo un aumento significativo en los títulos de anticuerpos y en los niveles de “natural killer” a las semanas 8 y 12 en el grupo en tratamiento con ginseng (6)
• Indicaciones:
El uso aprobado por la Commission E es en casos de falta de energía, en estados de fatiga y debilidad o en casos donde se disminuyó la capacidad de trabajo y de concentración (6).
Dentro de los usos no aprobados por la Comisión E están (6):
_pérdida de apetito
_caquexia (deterioro general del estado de salud de los humanos con mal nutrición, debilidad, pérdida de peso y disminución de la energía física, que por lo general se asocia con enfermedades que causan deprivación grave, como por ejemplo la tuberculosis o en cáncer)
_ansiedad
_impotencia y esterilidad
_neuralgia e insomnio
El ginseng se indica en estados de ansiedad, estrés, anemia, fatiga física y mental, estados de convalecencia, inmunodeficiencias, hipercolesterolemia, disminución de la lívido por estrés, hipotensión arterial y bradicardias (1).
En la medicina homeopática se indica en casos de reumatismo y debilidad (6).
• Posología:
Vía oral se aconseja 100-600mg/día divida en varias dosis, contenido estandarizado con un mínimo de 5% de ginsenósidos por dosis. Regímenes de 4 semanas seguidos de 2 semanas de descanso (3).
Según el efecto deseado, así serán las dosis:
*Para mejorar las funciones cognoscitivas: 400mg/día
*Efectos hipoglicemiantes: 100-200mg/día en pacientes con diabetes mellitus tipo II.
*Antiviral: 100-200mg en combinación con las vacunas respectivas (6).
*Disfunción eréctil: 600mg cada 8 horas al día (6).
*Desempeño físico y mental: dosis de 100mg cada 12 horas, han demostrado una mejoría en la capacidad oxigenativa y reducción del estrés (6).
• Embarazo/lactancia:
El uso de ginseng durante el embarazo, ha sido asociado con androgenización neonatal, por tanto no se recomienda su uso ni durante el embarazo ni en el período de lactancia (6).
• Efectos adversos:
Se pueden presentar erupciones cutáneas, diarreas matutinas, urticaria, somnolencia, nerviosismo, hipertensión, euforia y edema (4). También epistaxis y vómito (6).
El uso de grandes cantidades y por períodos prolongados, puede causar erupciones cutáneas, diarreas matutinas, nerviosismo e hipertensión (2). De hecho, el uso concomitante del ginseng (en altas dosis, por tiempo prolongado)con cafeína, produce un cuadro de hipertensión llamado “síndrome de abuso del ginseng”.
Se han reportado casos de mastalgia, así como de sangrados vaginales post-menopausia, con el uso del ginseng (6).
• Precauciones:
Se debe tener cuidado con pacientes que padezcan de enfermedades cardiovasculares, así como aquellos con diabetes mellitus (6).
• Contraindicaciones:
Hipersensibilidad a la droga, hiperestrogenia, hipertensión, taquicardia, insomnio y síndromes febriles (1). El ginseng contiene pequeñas cantidades de estriol o estradiol, estrona, por lo que puede causar ginecomastia o galactorrea, por lo que no se debe combinar con otras drogas que tengan efectos similares (rauwolfia, bloqueadores de canales de calcio, heterósidos digitálicos, etionamida, griseofulvina, metildopa, fenotiazinas, espironolactona) (1).
No se debe usar en embarazo ni en período de lactancia (6).
• Interacciones:
Las interacciones teóricas se presentan con los antihipertensivos, anticoagulantes, antiplaquetarios, IMAOs, estimulantes del sistema nervioso central (cafeína), simpaticomiméticos y terapias hormonales (3). También con:
*Insulina y agentes hipoglicemiantes, pues se puede potenciar los efectos hipoglicemiantes (6).
*Warfarina, AINES y antiagregantes plaquetarios:
*Felnezina (es una IMAO): se reportan cefaleas, tremor y mania con el uso concomitante con ginseng (6).
*Diuréticos de asa: el germanio, presente en la mayoría de productos de ginseng, causa nefrotoxicidad en el segmento de la nefrona, donde los diuréticos de asa trabajan (6).

Fuente: Centro Nacional de Información de Medicamentos (CIMED). INIFAR. Facultad de Farmacia. Universidad de Costa Rica.CIMED. 48
Serie de Actualización Profesional CIMED 2002. Teléfonos: (506) 207 5495 – 207 3330. Fax: (506) 207 5700.
Email: cimeducr@cariari.ucr.ac.cr