Aloe Vera La planta que cura Nuevos descubrimientos


Aloe Vera
La planta que cura
Nuevos descubrimientos
Alo largo de los diez últimos años, las investigaciones sobre
las propiedades del aloe vera han avanzado mucho.
En 1984 Ivan E. Danhof, antiguo profesor de fisiología en la
universidad de Tejas y jefe del Laboratorio de Investigaciones
del Norte-Tejas, dirigió unos estudios que demostraron que la
aplicación de gel de áloe en la piel cansada aceleraba de 6 a 8
veces la producción de fibroblastos* humanos, respecto al
ritmo de reproducción celular normal. Los fibroblastos, que son
responsables de la fabricación del colágeno*, principal sostén
proteínico de la piel, son unas células cuya actividad
condiciona el envejecimiento de la dermis y la aparición de
arrugas. Según Danhof, los polisacáridos de la pulpa de áloe
serían los que facilitan la reorganización de las células de la
delgada barrera protectora que ofrece la capa córnea de la
epidermis. El Dr. Danhof ha demostrado las fantásticas virtudes
de rehidratación del áloe, cuyo gel (constituido por un 95% de
agua) penetra en el interior de la piel 3 o 4 veces más deprisa
que el agua.
Al médico japonés Fujita le debemos el haber descubierto
que la bradikinasa es el enzima* responsable de las
sorprendentes propiedades anti-dolor, al mismo tiempo
calmantes y cicatrizantes del aloe vera, y no solamente el ácido
salicílico, como se creía hasta ahora.
En 1985 el Dr. Bill Mc Analley aislaba un polisacárido
extraído del aloe vera (barbadensis) al que llamaba carrisyn (8),
mientras que unos investigadores canadienses descubrían,
también ellos, una molécula activa que poseía notables
propiedades antivirales: el acemannan (8). Ensayos clínicos
realizados sobre enfermos de sida mostraron que el carrisyn
reforzaba el sistema inmunitario de los enfermos de sida y
frenaba de forma duradera la progresión del virus H.I.V.
Este descubrimiento ha sido corroborado por los estudios de
otros investigadores, en particular por el Dr. Reg Mc Daniel,
------------------------------------
8) Parece ser que el Carrisyn es el nombre comercial del acemannan,
registrado por los Laboratorios Carrington. Pero no hemos podido obtener
la confirmación de ello antes de la presente edición.
--------------------------------------
quien recalcaba que, al contrario de otros tratamientos, el que
estaba hecho a base de carrisyn no producía ningún efecto
secundario negativo. La noticia causó sensación.
El Dr. Reg Mc Daniel afirma : “Parece que el carrisyn
neutralice el virus del sida transformando su envoltura
proteínica, impidiéndole así que se dirija a las células T4”.
(Informe preliminar publicado en 1987 en la revista Clinical
Research ).
Fuente: Marc Schweizer
Aloe Vera
La planta que cura
Tradución Anna-Maria Ascolies