Aloe Vera La planta que cura - UTILIZACIÓN DEL ÁLOE



Aloe Vera
La planta que cura

UTILIZACIÓN DEL ÁLOE
El áloe puede ser utilizado de distintas formas: pulpa
fresca para uso externo: primeras curas en casos de
insolación, quemaduras, irradiación, heridas diversas. El
áloe es un buen hemostático* y desinfectante.
Uso externo : la pulpa fresca de un aloe vera no está siempre
a disposición inmediata,- pues aunque se posea una de estas
“plantas-médico” en casa, hay que cortar una hoja sin
pincharse, abrirla y extraerle la pulpa,- y por ello existen
excelentes productos que contienen hasta el 98% de pulpa de
áloe.
El áloe también es utilizado bajo forma de preparaciones
bioestimuladas, administradas en inyecciones subcutáneas,
totalmente inofensivas. (Ver Wirth :Guérir par l'aloès).
Uso interno : El áloe bebible es un buen regulador del
tránsito intestinal y un excelente complemento alimenticio que
contiene numerosas vitaminas y oligoelementos.
El aloe vera cicatriza y desinfecta las heridas, facilita la
digestión, activa el riego sanguíneo, la circulación linfática, las
funciones renales, hepáticas y biliares, atenúa los dolores
artríticos y reumáticos.
Alergias : Está demostrado que la pulpa fresca de aloe vera
combate los picores de origen alérgico, las picaduras de
insectos y sus secuelas, tanto en el hombre como en los
animales de compañía.
Artritis, reumatismos, dolores de espalda :
Los baños* de áloe alivian los dolores de origen artrítico o
reumático. Algunos terapeutas recomiendan frotar ligeramente
las zonas doloridas con el gel estabilizado o con un ungüento
hecho a base de áloe.
Dermatología : Uno de los campos de acción privilegiado
del aloe vera es la dermatología. Tiene fama por su eficacia
contra la seborrea, el herpes, el acné rosácea, la psoriasis, los
eczemas y las micosis, los herpes febriles...
Estómago e intestinos : La pulpa de aloe vera protege el
organismo contra las úlceras gástricas, elimina las dificultades
digestivas y favorece el tránsito intestinal.
Infecciones del hígado : El gel de aloe vera estabilizado
bebible es un gran remedio contra las infecciones del hígado.
Mejora las funciones hepáticas y demuestra ser un excelente
antídoto contra el exceso de consumición de alcohol. Se
recomienda en la prevención de la cirrosis del hígado.
Quemaduras : Es probablemente en la reparación de las
quemaduras de la piel donde el áloe da resultados más
espectaculares. Como lo muestran los resultados de los estudios
del Dr. Martin C. Robson y John P. Heggers en el Burn Center -
centro de grandes quemados de Chicago - “indistintamente que
las quemaduras sean provocadas por el fuego, el frío, el agua
hirviendo, el sol, una descarga eléctrica o por radiaciones, el
áloe alivia el dolor, impide la infección, evita las
complicaciones”. Por otra parte, su capacidad de regeneración
de los tejidos irradiados es la que ha valido al aloe vera, tanto
en los EE.UU. como en la URSS, su fama de planta milagro.
Fuente: Marc Schweizer
Aloe Vera
La planta que cura
Tradución Anna-Maria Ascolies