Mascarilla piel grasosa

MASCARILLA DE QUESO FRESCO

Esta mascarilla está indicada para pieles con exceso de grasa. Ayuda a limpiar los
poros y relaja la piel.
Pon en un recipiente una porción de queso fresco desnatado, el zumo de medio
limón, una cucharada sopera de leche desnatada y una cucharadita pequeña de miel.
Bate la mezcla con la batidora y aplícate el resultado sobre la piel perfectamente
limpia. Deja actuar durante quince minutos y retira con agua fresca.



Entradas populares de este blog

Coplas de Nutrición

GUIA DE MEDICINA NATURAL CARLOS KOZEL CALABAClN y CALABAZA