Cuidado de los peces de acuario

1. Los peces

El pez es una de las mascotas más agradecidas, silenciosas y decorativas del reino

animal. El primer paso que hay que dar antes de comprar los peces es decidir qué

tipo es el adecuado; para ello, hay que tener en cuenta una serie de requisitos.



No todos los peces son iguales. Los hay que pueden resultar demasiado frágiles y difíciles para principiantes, y, sin embargo, existen otros que pueden resultar los más adecuados para ellos.



Por ello, se ha de tener en cuenta, en primer lugar, la procedencia de los animales

acuáticos, porque según de dónde vengan, tolerarán un tipo de agua u otra. Es decir, si un pez procede del Lago Tanganica, será capaz de sobrevivir en aguas duras y

alcalinas. Así, una vez se conozca el origen de la pequeña mascota, se adaptará el

agua del acuario o pecera donde vivirá, al tipo de agua donde nació (blanda, dura,

ácida, alcalina, etc.).



Después, será necesario atender a la compatibilidad de las especies; es decir, se

debe averiguar si los peces que se van a comprar pueden convivir fácilmente con

otras especies y cuáles son las idóneas para ello. El tamaño que es posible que

alcancen, la alimentación que más les conviene, el hábitat dónde más cómodos se

encuentren, los estratos de nado (si son capaces de elevarse mucho o poco) son

factores muy importantes cuando se eligen los peces que se van a llevar a casa.















Sin embargo, lo principal sería construir o instalar el acuario en primer lugar y

después seleccionar los peces en función de las características de éste. Es decir, los

test acerca del pH y dureza, y la estructura y composición de la pecera,

determinarán qué tipo de animales acuáticos son los apropiados para vivir en ella.



Un pez sano.- Además de todas estas condiciones, sería conveniente aplicar una serie de consejos para evitar llevarse a casa un animal enfermo:



- En primer lugar, siempre hay que estar atento a las advertencias del vendedor o

criador, y es aconsejable apuntar toda la información que pueda dar acerca del pez.

- Además, hay que observar el color del pez, y asegurarse de que no tenga puntitos blancos, lo que indicaría una enfermedad producida por parásitos.

- El agua de la pecera nunca ha de mostrar tonos amarillentos, verdes, o turbios, pues en este caso, será muy posible que los peces estén medicados.



Entradas populares de este blog

Coplas de Nutrición

GUIA DE MEDICINA NATURAL CARLOS KOZEL CALABAClN y CALABAZA